segunda-feira, 22 de agosto de 2011

No Pierda Su Esencia


Una de las cosas que a mí me gusta mucho es el olor del suavizante…¡mmm!  Me acuerdo cuando estaba en Brasil, me gustaba comprar una esencia muy agradable en la 25 de Marzo, yo mezclaba en el suavizante la esencia, para que el aroma fuera más fuerte (claro que tenía que ser una cantidad exacta)…¡ahh que rico!  El olor de la ropa impregnaba toda la casa, en las sabanas y en las toallas.

Si usted solo compra el suavizante normal, el tiene un aroma…pero usted tiene que ponerle mucho si no…no queda mucho aroma en la ropa.  Pues la esencia ya fue mezclada con muchos otros productos químicos (para que rinda...ja ja) ¿No es así?
Estaba recordando esta técnica que hacía con la esencia cuando estaba en Brasil, pues aquí ya no lo necesito hacer, aquí en Estados Unidos el suavizante no es tan caro como en Brasil, y el aroma es más fuerte, también aprendí otras formas de mantener el aroma…pero, recordado el Espíritu Santo hablo conmigo, y aquí me tienen…escribiendo.
Cada una tenemos una Esencia que atrajo a Dios hasta nosotras.  El nos escogió en medio de millares de personas, aún teniendo defectos y pecados, pero en el fondo a Dios le gusto nuestra esencia que es “única” y nos trajo cerca de  Él.  Él nos liberó, nos dio de su Espíritu y nos quiere usar en la obra de Él.  Pero infelizmente muchas personas dejaron de ser sensibles a la voz de Dios, y sin darse cuenta comenzaron a mezclar en “exceso” su esencia con los productos químicos.  Personas que un día probaron del amor de Dios, pero sin percibir dejaron de ser ellas mismas.  Su preocupación ya no es escuchar la voz de Dios, mas de imitar a fulana que es de Dios, a otra que es así, o a otra que es asa, y su esencia (quien usted realmente es) ya se fue perdiendo, usted se convirtió en otra persona, en el fondo usted sabe que no es así, y eso ha impedido que Dios la use.
Nosotras sabemos que tenemos muchas cosas que cambiar y otras en que madurar, pero cuando usted escucha la voz de Dios, sabe la cantidad correcta que debe mezclar con su esencia, usted va transformando cada vez más en una persona diferente, usada por Dios y su comunión con Él se renueva siempre ante las luchas, su cambio es natural y no deja de ser usted misma.
Cuidado con este detalle, yo ya escuche a muchas personas decir, “¡Aah! Yo necesito ser de esta o aquella manera para que fulana me acepte, para que yo sea esto o aquello,” etc., etc.  Pero recuerde:  Si usted fue escogida por Dios allá en el inicio, Él la encontró, su esencia es única, no intente mezclarla en exceso, ¿pues de que sirve querer ser alguien que usted no es para agradar a todos, tener de todo, pero no agradar a Dios?
Siempre es mejor ser lo que usted es, tener cambios y madurar en el Espíritu, en la sinceridad…que valerse de la fuerza para ser una persona que no se es, este es un trabajo muy difícil y quien ya paso por esto lo sabe bien.  Mantenga su Esencia, ¡es UNICA!

Total de visualizaciones de página