sábado, 29 de junho de 2013

¿Usted está haciendo lo que es correcto?

¿Qué es lo que ha sido más importante en su vida?

Por mucho tiempo yo pensaba que lo más importante en mi vida, aquí en éste mundo era servir a Dios, a mi esposo, la obra, a las almas y etc. ¡Pero yo estaba literalmente engañada!

Pero me di cuenta de eso cuando pasé por una situación triste en mi vida. ¡Aprendí que la cosa más importante es mi cuerpo! Y como casi siempre necesitamos rompernos la cabeza para aprender en el dolor lo que es importante, lo que viene primero y escoger las prioridades.

¿Cómo podré cuidar de mi familia si yo soy la única que está enferma?

¿Cómo podré ser una esposa útil, si vivo mal porque no me alimento bien?

¿Cómo puedo servir a Dios en una cama de hospital?

Pues bien, en un determinado tiempo de mi vida, sólo cuando me pude dar cuenta, me vi en una cama de hospital. Tuve un problema de respiración que hizo que mi corazón tenga latidos tan rápidos que en cualquier momento podría parar, fue así que llegué al hospital (comencé a sentir eso, pero no me importé hasta que llegué al extremo), los doctores no lograban normalizar los latidos y, fui quedándome cada vez más frágil ¡todo eso como esposa de pastor! Recuerdo que tuve que firmar varios papeles en el hospital, pues los doctores dijeron que mi corazón podría parar en cualquier momento. Los tres días que estuve internada, fueron los días en que yo reflexioné en muchas cosas que no les había dado oídos. Después regresé a casa, pero volví mal, no podía hacer esfuerzos, no podía salir durante el día, no podía correr, ni caminar rápido, limpiar la casa, planchar ropa, ni quedarme de pie por mucho tiempo, todo tipo de esfuerzo hacía que mi corazón se acelere y perdía la respiración, aparte de eso, descubrí que tenía asma, y tuve que comenzar a usar inhalador, imagine ¿cómo yo podría servir a Dios y auxiliar a mi esposo de ésta manera?

Muchas de nosotras pecamos repetidamente contra el Espíritu Santo, no teniendo el cuidado adecuado de Su templo, nuestro cuerpo. Nosotras cuidamos de todas las cosas, excepto de la única cosa que necesitamos más, nuestro cuerpo.

¡Sin nuestro cuerpo, somos simplemente inútiles!

¡Necesitamos crecer! Y parar de tener a las personas diciéndonos que necesitamos dormir, comer adecuadamente, y etc. Ninguna de nosotras somos niñas y no hay necesidad de tales observaciones ¿no es así?


Cada vez que usted deje de lado su cuerpo, su salud, para hacer un millón de cosas, sepa lo siguiente: ¡Usted está siendo una vergüenza para su Señor!

sábado, 22 de junho de 2013

A Contramano



Quien quiere ser y hacer la diferencia tiene que actuar en contramano y, eso exige sacrificar nuestra voluntad todos los días para estar dispuesta a la voluntad de Dios.

Y esa actitud no la tomamos una sola vez en la vida, no podemos creer que porque un día renunciamos a todo, es suficiente prueba para Dios que hacemos Su voluntad, ¡claro que no!

El tiempo ha pasado y ¿será que hemos sacrificado nuestra voluntad para hacer la voluntad de Dios? ¿Será que hemos dado valor a las simples cosas que Dios nos ha pedido para hacer? ¿O hemos hecho nuestra voluntad en elegir qué hacer? Quizás lo que Dios pide son cosas que pensamos que no necesitamos hacer, porque un día ya lo hicimos, pero son ellas que nos hacen ser diferentes.

Nosotras solo podemos ser y hacer la diferencia donde Dios nos coloque según Su voluntad, si hoy usted está en una situación desagradable a sus ojos, que no está agradando su voluntad, esa es la hora en que usted sea  haga la diferencia.

Si usted no está siendo y haciendo la diferencia en lo que hace, simplemente usted no ha andado en contramano. Su alrededor está lleno de oportunidades, de ser la propia diferencia, deje de obedecer sus voluntades, el bienestar de hoy no le va a garantizar su morada eterna.

“Hay mucha gente que está dispuesta a hacer grandes cosas para Dios, pero son pocos aquellos que están dispuestos a hacer las pequeñas cosas que Él pide”.


Obs: En ésta foto estábamos limpiando la iglesia para la inauguración que tuvimos, somos pocos, pero somos mucho al mismo tiempo, cuando hacemos aquello que es la voluntad de Dios, todo fluye. 

Mudanzas





Para quien hace la obra de Dios, es necesario tener en mente que siempre estaremos en mudanzas… mudanzas de ciudades, países, un día está en un lugar donde hay iglesia, otro día está rodeada de personas y otro día solo están su esposo y usted, pero para quien entregó su vida en el Altar, sabe estar feliz en cualquier situación, pues su vida ya fue entregada para ganar almas ese es el placer del siervo de Dios, no hay mal lugar ni mal tiempo.

Hace una semana que me mudé de lugar, mi esposo vino a comenzar el trabajo en inglés en la ciudad de Oakland, CA. Cada vez que nos mudamos lo veo como una oportunidad tanto para mí como para mi esposo. Ese nuevo lugar será un desafío para nosotros (me gustan los desafíos), una ciudad donde hay muchos de piel oscura sufriendo, mucha droga, prostitución a plena luz del día, violencia, pandillas… nosotros llegamos en el lugar cierto y en la hora cierta. Y ¿sabe por qué? Porque Dios sabe de nuestra intención de corazón, Dios vio hacia dentro, bien adentro lo que hay dentro de nosotros y, definió Su propósito trayéndonos para ésta ciudad.
A los ojos humanos no tenemos condiciones, ¿quién somos nosotros? Pero para Dios somos gigantes, la obediencia a Él nos hace estar listos para hacer lo que Él quiera y, luego vendrá el fruto.

Cuando estamos con nuestra vida 100% en el altar las mudanzas no nos asustan, y sí, renuevan nuestra fe, muestra lo cuan privilegiados somos de ser siervos de Dios.
Si su vida tuvo un cambio radical por estos días ¡no se asuste! Dios está confiando algo muy grande en sus manos, de su mejor con todas sus fuerzas que Él mostrará Su poder y, usted verá lo que es capaz de hacer cuando hay obediencia a Dios.


Aquí dejo algunas fotos de mi nueva casa :-)


Preparamos una salita en el Iglesia de Español para comenzar las reuniones en Ingles. 


Ahora, tenemos que colocar toda la fuerza y multiplicar el talento que Dios nos dio. ¿Y usted? No se quede parada, obedezca a Dios y manos a la obra.

sexta-feira, 21 de junho de 2013

Todo pasa

He encarado las luchas y dificultades en estos últimos años de una forma diferente, como una oportunidad. No pensando más de la misma forma que pensaba hace 6 años atrás, todo era un monstruo de 7 cabezas. El tiempo está pasando y veo lo mucho que perdí y también gané en situaciones de dificultades, ¿pero por qué en algunas situaciones yo perdí?

Porque yo no conocía la importancia del ¡Todo pasa!

Cuando yo entendí y comencé a pensar así: ¡Todo pasa! Aprendí a pasar por las situaciones más terribles y verlas como oportunidades. 
Yo me detuve para pensar: ¿Por qué quedarme preocupando con esto o aquello? ¿Por qué sufrir por algo que aún no fue terminado si yo confío en Dios? ¿Por qué importarse con cosas tan pequeñas si yo tengo a Dios?

Entienda… ¡Todo pasa! Cuando pensamos así, mostramos que dependemos de Dios y una vez sabiendo que todo pasa, encaramos las luchas, dificultades y problemas como una oportunidad de crecer y glorificar a Dios.


Todo se vuelve simple… cuando usted piensa que: ¡Todo pasa!

Más responsable

Si usted quiere ser vista como una personas más responsable, piense en las responsabilidades que ya tiene y tómelas con más seriedad, no importa si parecen no tener sentido.

Considere eso algo fundamental para conquistar más confianza de los demás y principalmente la de Dios.


Necesitamos mujeres más responsables, vamos a trabajar con más cuidado sobre eso en nosotras, aprender con Dios lo que necesitamos dar prioridad, recuerde: ¡tiempo es Almas! Pensando así la obra de Dios agradece.

¿Quiere ser útil para Dios? Entonces vamos a comenzar a cumplir las responsabilidades que ya tenemos en nuestro día a día. 

¡Educación es respeto al prójimo!


Nosotras sabemos que los detalles hacen la diferencia y, un detalle que yo admiro y que exhala el perfume de Cristo para los otros es la educación. Muchas pueden pensar: ¡Yo soy educada! Pero muchas veces sin percibir al pasar los años nos olvidamos de actitudes pequeñas de educación que muchos ya no se muestran más en los días de hoy (se volvió normal) y automáticamente tomamos actitudes de falta de respeto que hace con que las personas nos miren de una forma equivocada y hasta avergonzamos a quien hemos servido: al Señor Jesús.

Nosotras tenemos que entender que no somos iguales, que somos personas diferentes y lo que nos hace agradables es respetar a nuestro prójimo. No es que usted tiene que cambiar su forma de ser o ser una persona que se queda callada, con la cabeza abajo y solamente responde sí señora(o) o no señor(a), hay muchas personas que son así, pero que a veces tienen actitudes que faltan el respeto al prójimo.

A cada día las personas se vuelven inteligentes, todo está avanzando, los niños ya tienen actitudes de adultos, la tecnología crece cada vez más, solo que las personas se han vuelto más egoístas, intolerantes, individualistas y etc. Perdiendo los principios: el respeto al prójimo.

Observe si no es así, no nos hemos dado cuenta que no hemos tenido educación, algunos ejemplo:

* Llama a las personas cuando tiene que cobrarles o pedirles algo, no tiene la costumbre de llamar para preguntar: ¿cómo le va? ¿está bien? ¿necesita de algo?

* Llega a un ambiente y no dice buen día, buenas tardes o buenas noches.

* Ve a su colega de trabajo, amiga o a un familiar necesitando ayuda y usted ignora porque se dice una persona muy ocupada (¿será que si hiciera un esfuerzo no lo haría?).

* No presta atención cuando las personas están hablando con usted, se pone a revisar el celular, mira para todos lados, simplemente usted no está en el planeta tierra en ese momento.

* Impone sus voluntades ignorando el derecho de los otros. 
* Finge estar durmiendo en el ómnibus para no dar el lugar a una persona anciana o deficiente.


Tenemos que estar más atentas con nuestras actitudes, el mundo ha cambiado, pero no tenemos que cambiar junto con el, volviéndonos personas individualistas, intolerantes, violentas y etc. Recuerde que somos siervas de Dios y no podemos perder la base de nuestro carácter cristiano: Respeto.

Aumente en ésta lista lo que usted ya observó o actuó con falta de educación y vamos a ayudarnos unas a las otras a no perder los principios de educación.

Madurez


“Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina… sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.”(Efesios 4:14-15)
Meditando en ese versículo hoy, detuve todo lo que estaba haciendo y me puse a pensar sobre lo que está sucediendo conmigo. Hay veces que queremos actuar con nuestras propias fuerzas en cosas tan pequeñas, que no vale la pena, en mi caso, yo respiro profundo (por mi mente pasa la voluntad de actuar, reclamar, etc.) pero pienso y pido misericordia a Dios y sigo adelante, al hacer eso comienzo a ver en el futuro, si yo hubiese tomado una actitud en aquel exacto momento, todo hubiera salido mal.
Con el pasar del tiempo, he aprendido a esperar el momento correcto para resolver cada situación, y resolver primero con Dios. ¡La respuesta es cierta! ¿Y cómo entiendo la hora correcta? Cuando dejo de lado lo que siento en el momento, y entrego todos esos sentimientos en la mano de Dios. Nosotros seres humanos somos muy ansiosos, queremos resolver las cosas para ayer. Si todo fuese tan rápido y fácil de resolverse no ganaríamos madurez.

El tiempo nos hace adquirir madurez, y para adquirirla necesitamos entregar todas nuestras ansiedades en las manos de Dios, y no es fácil, porque es nuestra naturaleza humana, por eso es doloroso tener que entregar pero no es imposible cuando queremos agradar a Dios, para mí la madurez es como unos lentes de medida para ver lejos, para mirar el futuro, para mirar hacia adelante aquella situación que vemos ahora que muchas veces da ganas de jalarnos el cabello, pero cuando en el recorrer de nuestro camino vamos adquiriendo madurez, tenemos la capacidad de lidiar con nuestros problemas y con los de los demás.

¿A quién le gusta comer frutas verdes en el árbol? Es muy bueno comer una fruta madura, en el debido momento, ¿no es así? De la misma forma, Dios también posee un plan de crecimiento y madurez espiritual para aquellos que deciden (entregan sus ansiedades) hacer Su voluntad.

Dios tiene un objetivo muy bien definido al guiarnos en el proceso de madurez, Él quiere hacernos participantes de su obra “ser fructíferos”.
Pero para que eso suceda, necesitamos de madurez para ser barro en las manos del Alfarero. Dejar de ser niñas en la fe, no aceptar la reprensión de boca para afuera, sino reconocer que necesitamos cambiar, colocarse en el lugar de las personas, dejar de pensar en sí misma y ser en la práctica MISERICORDIOSA.


Piense en eso: ¿Cómo es que se ve que el fruto está maduro? Cuando se cae de la rama.

quinta-feira, 13 de junho de 2013

¿Cuál ha sido su reflejo?

Es muy fácil y cómodo querer ayudar a las personas hablando lo que ellas tienen que hacer, porque nosotras mismas no lo hacemos. Es muy cierto cuando dicen que ¡nuestras palabras serán probadas!

Cuando queremos ayudar a alguien o influenciar personas para Dios, primero necesitamos tener TEMOR al mirar nuestras actitudes (¿qué es lo que hemos reflejado en nuestra vida?) ¿Será que estoy practicando eso que voy a decir? ¿Será que realmente mis palabras pesan para presentar a un DIOS GRANDIOSO? ¿Será que las personas ven a Él en mi vida y en mis actitudes? Cuando tenemos ese celo de analizarnos a nosotras mismas, naturalmente estamos influenciando a las personas para Dios.

No es que usted sea perfectita, pero sí tener conciencia de sus actitudes en lo que habla y hace, eso hace toda la diferencia.

Hablar o escribir bonito sobre las cosas de Dios o tener un discurso (una labia) que deja a cualquiera de boca abierta con relación a lo que tiene que hacer, pero en la práctica no es igual. Sepa que, más tarde o temprano todas las palabras y discursos maravillosos serán un mal ejemplo e influenciará a otras personas a ser iguales, tiene fama de que vive pero en realidad está muerto.

¡Vamos a influenciar a las personas para Dios con nuestras actitudes! ¿Y, cómo es influenciar con actitudes? Mostrando quien usted es (no es perfecta), siendo simple e imitadora del Señor Jesús.



Usted puede influenciar mejor con su vida que con sus labios.

Recuerde: su relación con Dios se refleja en las actitudes y no solamente con los labios, es un conjunto.

¿Hasta qué punto la curiosidad hace bien?

¿Usted es curiosa? Yo lo soy. Pero vamos a entender un poquito sobre la curiosidad que hace bien y la curiosidad que nos perjudica.

En el diccionario, el significado de la palabra curiosidad es el deseo que el ser humano tiene de ver o conocer algo desconocido. Pero, cuando ultrapasa un límite, como por ejemplo la invasión del espacio ajeno, se vuelve una indiscreción. Algunos términos populares pueden designar a alguien demasiado curiosa: entrometida, intrusa, chismosa.

¿Por qué estoy escribiendo sobre eso? Porque hoy en día muchas de nosotras cometemos errores sin percibir y, ser muy curiosa compromete no solo a nuestra imagen sino también a nuestra vida espiritual.

Usted sabe si la curiosidad es bueno o no a través de su intención, por ejemplo: tenemos la curiosidad de interés, que nos lleva al deseo de aprender lo que nos puede ser útil, por detrás de esa curiosidad de aprender más, hay una intención buena, cuando usted piensa en ser útil, eso quiere decir que usted piensa en el prójimo, entonces su curiosidad la hace avanzar y no solamente ayuda a las personas, sino que también crece y Dios puede usarla mucho más.
La otra curiosidad es de querer saber algo a todas costas, ejemplo: escuchar un asunto y la curiosidad le lleva a investigar con otras personas, su amiga le habla que tiene que hacer algo, y usted le pregunta ¿qué cosa? Ella dice: “algo”, entonces usted sigue insistiendo en saber que es ese “algo” que ella no le quiere decir. La curiosidad de esos ejemplos no son edificantes para nuestra vida espiritual, porque la intención no es buena, tal vez tampoco sea mala, pero en el fondo es para tener el gustito propio de quedar juzgando en su mente la situación, y eso parece ser tan nocivo que va enflaqueciendo su vida espiritual y comprometiendo su imagen.

Hablo eso porque yo ya fui así, eso se vuelve un vicio si no para, aparte que usted pierde tiempo con tonterías que Dios, tal vez estaba alejándola de saber algo por amor a su vida y, usted dejó que la curiosidad fuese usada de manera equivocada, simplemente por interés propio, insistiendo en algo que no le iría hacer bien.  

Piense conmigo, puede ser una situación simple que usted oyó hablar y que vino la curiosidad de saber, pero recuerde: ¿será que si fuera la voluntad de Dios que usted sepa algo, no le llegaría el asunto completo, designado directamente para usted?

Huya de las cosas que no le hacen bien para su vida espiritual y para su imagen, si usted es de Dios, no se ve bien que tenga fama de entrometida, chismosa e intrusa, porque así Dios no podrá usarla.

¿Cuál ha sido su intención por detrás de su curiosidad?


¡Piense en eso!

¡Tragando sapo!


¿Quién ya oyó o habló esa expresión? Ah, claro que todas nosotras, pero ¿qué significa la expresión: tragando sapo? Es soportar situaciones desagradables sin ninguna manifestación.

Bueno, para mí tiene otro significado y eso ha hecho mucha diferencia en mí. Voy a dar un ejemplo antes de llegar a donde quiero llegar, para que ustedes entiendan la importancia.

Hoy en día está de moda casarse y divorciarse, usted se casa y si no quiere aguantar (tragar sapo), no quiere seguir conviviendo “tolerando” las imperfecciones de la persona con quien se casó, simplemente, usted pide el divorcio. Es muy simple y rápido, claro que en el momento usted resuelve SU PROBLEMA, usted ya no necesitará tragar los sapos de su compañero(a) pero, sepa que todo se va a echar a perder. Hasta las cosas buenas que usted tenía en su matrimonio van todo a la basura ¿no es así?

Es así también con todas las personas a nuestro alrededor y, con las personas (amigas, colegas y etc.) que pasan en nuestras vidas, ellas tienen sus imperfecciones así como nosotras.

Una cosa que yo he apreciado mucho en estos años sirviendo a Dios, es tener que conocer a muchas personas diferentes, de culturas diferentes y de actitudes diferentes. Yo he tragado sapos de piernas abiertas y sabe ¿por qué? Porque he aprendido que ser tolerante es una de las virtudes que nosotras, personas de Dios tenemos que tener. Eso no quiere decir que seamos unas personas débiles y sí ser maduras y misericordiosas para entender a las personas, y sabe ¿por qué hago eso? Porque he cultivado valores muy especiales para mí que supera las imperfecciones de las personas y, así también ¿cuántas personas habrán hecho eso por mí?. Es un trueque.

Cuando no hay ese entendimiento, son más visibles las imperfecciones que las cualidades, y muchas veces acabamos tomando actitudes emocionalmente trágicas (no queriendo tragar sapos, no siendo tolerantes, no bajar de lo alto, no dejar fácil) y ahí resolvemos el problema en el momento (peleamos, reclamamos, tenemos la razón a nuestro favor), no necesitamos tolerar las imperfecciones ¡resuelto! Pero recuerde, es como un divorcio, el problema acaba, pero las cosas buenas, las cualidades, también se terminan.

¡No quiero decir que usted tiene que tolerar todo! Como ver a una persona pecando y no hacer nada, ver una actitud que es contra la Palabra de Dios y tolerar, quiero decir con nuestras imperfecciones del día a día que hay en toda relación con personas.

He aprendido a ser más misericordiosa y he visto que eso ha faltado mucho en los días de hoy ¡queda esa alerta!

Si no somos misericordiosas con las de nuestra propia casa imagine con las de afuera. ¿Será que hemos sido imitadores de Cristo?


“Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos”.  (Romanos 15:1)

Saliendo de la casita

En el mes pasado nosotras tuvimos un propósito aquí en el blog salir de la zona de comodidad, sinceramente chicas, intenté e intenté grabar un video hablando sobre un detalle que ha bendecido mi vida, pero cuando quería grabar, el teléfono sonaba, alguien me llamaba, el tiempo pasaba, logré grabar todo y salía error al cargar el video en YouTube. Pero todo tiene su hora, en el tiempo de Dios :-)

Pero volviendo al asunto, voy a compartir escribiéndolo ¿ok?

Salir de la zona de comodidad es que usted se exponga a lo nuevo, a lo diferente, es EXPONERSE a algo que no está acostumbrada a hacer o a enfrentar, eso exige coraje y confianza tanto en DIOS como en usted misma, cuando tenemos ese coraje y esa confianza, automáticamente le mostramos a Dios que nuestra vida Le pertenece.

No es una tarea fácil (¿quién dijo que lo era?), pues al tener coraje y confianza en hacer o enfrentar una situación diferente a lo que no estamos acostumbradas, es claro, que vienen los aciertos y los errores, vienen las llamadas de atención, no agradamos a todos, pero también vienen las conquistas para el próximo paso y, eso hace parte para que seamos amoldadas y nuestra madurez crezca.

Hoy en día estamos rodeadas de muchas personas llenas del Espíritu Santo, pro son inmaduras y no tienen madurez de oír lo que Dios quiere y ¿por qué? Porque ellas no salen de la casita. Dios quiere usarnos, pero necesitamos estar dispuestas para oír Su voz. Y para oír Su voz tenemos que salir de la zona de comodidad, aunque las situaciones o actitudes sean pequeñas, tan solo el hecho de salir de la casita, hace que usted comience a construir su madurez y que quede más sensible al llamado de Dios. Su coraje, su fe, su confianza aumentan, su comunión con Dios también aumenta porque usted deja de obedecer a la voz del corazón para obedecer la voz de la razón. Actuar por la razón es pensar, ejemplo: yo venceré esa timidez ahora, aunque en el momento me ponga roja o sea motivo de burla para los otros, pero más adelante Dios podrá usarme para multitudes, yo podré hacer más (es así, usted ve adelante lo que va a ganar y no se preocupa en lo que va a perder ahora).


¡No hay otro camino! ¿Usted quiere ser moldeada por Dios? ¿Ser una persona usada por Dios? ¿Mejorar? ¿Hacer la diferencia? Construya su comunión con Dios fuera de la casita, no es nada confortable, pero es concreto. ¡Es verdadero! Es en la roca que tenemos que estar y, para construir en la roca tenemos que desafiarnos a nosotras mismas todos los días y, en todos los momentos ¡sólo así podremos permanecer de fe en fe!

quarta-feira, 12 de junho de 2013

¡Apártese de quien le aleja de Dios!

Éste testimonio es del ex pastor que escapó de la muerte en Santa María. ¡Muy fuerte!

Bajar



Son muchos los sueños de Dios para nuestra vida que no entendemos, o que por lo menos, no queremos entender. Y muchas veces Dios nos lleva por una situación muy diferente de la que estamos acostumbradas a luchar. ¿Sabe, cuándo necesita llevar algo subiendo las escaleras? Usted sube y sube, con muchas cosas hasta llegar al lugar que quería. Ufff… finalmente llegó, pero, en seguida usted recuerda que se olvidó algo importante y que deberá bajar todo de nuevo para agarrar y subir nuevamente, ¿no es cansativo? Pero por ser algo importante usted va, usted ¡BAJA!

Eso sucede casi todo el tiempo en nuestra vida Espiritual, a veces usted está adelante, lista para hacer más, lista para darse más, lista a disposición de Dios, pero Él quiere que usted baje al mismo nivel de las personas que necesitan ser ganadas para Él, BAJE… teniendo que hacer todo lo que usted ya hizo de nuevo, BAJE… hasta para que no perdamos la salvación, BAJE… para no dejar algo importante que no nos dimos cuenta.

Y para entender eso, es necesario estar sensible a la voz de Dios, pues en detalles es que pensamos que no tenemos nada que ver, o que no hay necesidad, pero para que Dios pueda realizar Su Sueño en nuestra vida, es necesario siempre BAJAR, OBEDECER, SOMETERSE, SACRIFICAR y en algunas situaciones hasta HUMILLARSE, pues los proyectos de Dios en nuestra vida es muy grande, y para recibir, necesitamos perder para este mundo, a los ojos de los hombres BAJAR, para poder tener los planes de Dios realizados en nuestras vidas.


Esa es la promesa de Dios: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.”  (1 Corintios 2:9-10).

Una de las virtudes que tenemos que tener


La hospitalidad es una virtud que debe ser practicada por todos los que desean agradar a Dios. En el diccionario la palabra “Hospitalidad” es buena acogida, amor a los extraños, ella es semejante a la palabra hospital, hotel (donde reciben personas extrañas).

Ser hospitalaria es recibir y tratar a las personas bien. Podemos ser hospitalarias en nuestra casa, en nuestra iglesia, en nuestra escuela, en nuestro auto, en nuestro trabajo, etc. Sepa que es ejercitar el amor al prójimo y cumplir la regla de oro dada por el Señor Jesús: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.” (Mateo 7:12).

Para quien quiere servir a Dios es una de las virtudes que un siervo necesita tener, principalmente quien quiere servir en el Altar.

Hoy en día muchos han sido individualistas y se cierran en ellos mismos; eso infelizmente ha matado ésta bella virtud en la vida de muchos. La hospitalidad ha sido algo raro hoy en día. Personas que muestran frialdad y falta de consideración para con el prójimo. Transportan su egoísmo, falta de consideración y falta de amor, pues tienen todas las condiciones de practicar la hospitalidad y no lo hacen.

Nosotras como siervas de Dios, como cristianas, como obreras y hasta nosotras que servimos en el Altar necesitamos ser hospitalarias con las personas, cuando llegan en la iglesia, recepcionarlas como si fuesen el Señor Jesús (esa actitud tiene que ser natural), nosotras somos la carta de visita (de la forma en que nos comportamos mostramos o no al Señor Jesús), una vez entendiendo eso y practicando, tendremos una referencia mayor para traer personas hacia Dios, ahora, cuando no somos hospitalarias, podemos hasta truncar los planes de Dios con aquellas personas que llegaron a la iglesia y no fueron recepcionadas con hospitalidad.

Hay personas que reciben tan bien, cuidan con tanto cariño y amor, que llega hasta calentar el corazón del huésped aunque no lo conozca. Estas personas practican la hospitalidad,  y esto, es una virtud admirable en sus vidas, que muestra la presencia viva de Dios y un amor que habla alto al corazón de las personas.

Tengo certeza que usted también conoce esos dos tipos de personas y sabe la diferencia que la hospitalidad hace. Nosotras debemos hacer de la hospitalidad una práctica en nuestras vidas. Ya oí decir a personas que no vuelven a determinados lugares por causa de la forma fría en que fueron tratadas. Infelizmente tenemos muchas en nuestro medio que no son hospitalarias, y eso es una pérdida para el reino de Dios. No sea una más.


Creo que un buen comienzo sería lidiar con las personas con mayor buen humor, con una sonrisa en los labios, con educación, con respeto, tratándolas como nos gustaría que nos traten.

2013 - ¡Salga de la Zona de Comodidad! 27 de Enero

Faltan dos días para terminar nuestro propósito, y usted que está siendo fiel, sepa que usted está siendo fiel al propio Dios y eso muestra donde está su corazón. Espero que usted haya aprendido éste mes que puede todo a partir del momento en que usted decide hacer algo y no quedar parada en el tiempo, aunque sea algo pequeño, pero usted está en movimiento, moviendo las aguas.

Sepa que para tornarse mejor para Dios, usted necesita dejar la comodidad de su casita para hacer aquello que no es confortable y que usted sabe que es lo correcto. Siempre tenga un mandamiento para usted misma todos los días para que avance. Recuerde que así como las personas tienen defectos, usted también los tiene, quiere decir, que si usted falla no es vergonzoso, pero sí es vergonzoso fallar y esconderse en la casita de la zona de comodidad y no intentar una vez más y hacer lo correcto.

Espero que éste propósito haya hecho una revolución dentro de usted ;-)

Su mandamiento...

Hoy es miércoles un día especial para que usted participe de la reunión del Espíritu Santo y agradecer por todo lo que le sucedió en éste mes, desde sus luchas, dificultades, victorias, alegrías y oportunidades. De cómo un presente a su Señor el agradecimiento que Él merece.

¡Medite! ¿Quiere madurar en la fe en todos los sentidos? Acepte pasar por las dificultades sin reclamar y verlas como su oportunidad de ser guerrera en todos los aspectos, quien hace a un guerrero son las guerras que él pasa y vence, él no se desanima ni se detiene en medio de una guerra.

2013 - ¡Salga de la Zona de Comodidad! 25 de Enero

¿Vamos a salir de la casita? El mandamiento de hoy será muy importante en su vida y vino en la hora correcta, ¿están listas?

¡Deshágase de un secreto! De aquello que  tiene guardado hace tiempo dentro de usted, que nadie sabe y que le ha encerrado a usted en su zona de comodidad es eso que necesita deshacer hoy, cuéntele a una persona de Dios y de confianza, ¡líbrese de eso hoy!

Sonría para todos los que pasen por su lado, conocerá más personas y tendrá experiencias que le darán fuerzas para vencer la timidez, y eso será bien transparente en su rostro.


¡Medite! La sonrisa enriquece a los que reciben sin empobrecer a los donadores. (Mario)

2013 - ¡Salga de la Zona de Comodidad! 24 de Enero


Hoy el mandamiento será una preparación para ésta semana, durante éste mes nosotras hemos conocido puntos fuertes que llevó al Obispo Macedo a ser quien es él hoy, que le llevó a salir de la Zona de Comodidad y, ha llevado a muchas personas a hacer lo mismo y hasta mucho más. Así como la historia de él nos ha ayudado, ¿por qué no compartir?

Ore y piense en una persona que está necesitando salir de su casita, vea si realmente ella dará valor a lo que usted va a hacer, y prepare su libro del Obispo Macedo para dar en ésta semana. Claro que usted no lo dará de cualquier manera. Comience hoy, escribiendo una carta de cómo fue su experiencia con ese libro, prepare una envoltura bien bonita hecha por usted y no olvide de hacer eso en espíritu, usted dará el libro con una carta suya, ¿Qué tal invitar a sus amigas para que lo hagan juntas?

¡Medite! Cuando queremos hacer algo y principalmente cuando queremos hacer algo para ganar almas, no será la cantidad y si la calidad que usted haga que hará ganar muchas almas.

Obs: Si usted quisiera enviar su foto preparando y entregando, yo estaré haciendo un video ;-)

Envíe para gracieledsantos@gmail.com

Total de visualizaciones de página