segunda-feira, 21 de julho de 2014

Siervas Fuertes y Saludables

¿Usted se considera una sierva de Dios fuerte? ¿Siempre preocupada en hacer un mantenimiento en su vida espiritual? ¿Le gusta servir, generar, salvar almas y estar en el Centro de la Voluntad de Dios? ¿Pero, usted es una sierva desatenta con su salud? ¿Vive enferma, cansada, débil, con mucho sueño, y así está? ¿Sabe qué quiere decir eso?

¡Usted no es una sierva saludable!

Todos los martes a partir de éste mes estaremos publicando aquí, consejos fáciles y que practicamos para mantenernos siervas fuertes y saludables. Vamos a enseñar cosas simples que hacemos en nuestro día a día en la obra de Dios, cosas que nos han ayudado a estar listas para servir a Dios con calidad.

En los días de hoy tenemos quehaceres que exigen mucho de nosotras, ser mujer en los días de hoy; es necesario ser mujer con M mayúscula, imagine ser sierva de Dios, sierva del Señor… queremos hacer mil y un cosas, pero la alimentación que tenemos no es suficiente, no tiene las vitaminas necesarias, a veces nos contentamos con comidas y lonches rápidos. Muchas veces vemos personas usadas por Dios pero su apariencia es cansada, enferma, ojos hundidos y muchas de ellas son jóvenes, pasan una imagen equivocada para las personas que ellas quieren ganar para Jesús, a parte que ellas están maltratando su cuerpo (el Templo del Espíritu Santo).

¿Vamos a cambiar esa situación?

A partir de la próxima semana, comenzaremos a trabajar en ese aspecto, tendremos una esposa de pastor que ha cuidado de su salud, ayudándonos de forma simple y barata a tener más vigor y calidad en Servir a Dios. También tendremos consejos de otras siervas que viven fuera y dentro de Brasil, que a veces en las situaciones y condiciones más difíciles priorizan su salud y la de otros siervos para mantenerlos fuertes y saludables para Dios, ellas compartirán muchos consejos importantes para todas nosotras.

Yo estaré en esa fe… ¿Y usted?




Total de visualizaciones de página