sexta-feira, 14 de janeiro de 2011

10 pasos a seguir para perdonar


Nos encanta agradar a Dios en todo lo que hacemos, pero cuando se trata de perdonar, ¡mmm lo pensamos!, seamos sinceras no nos gusta dar la otra mejilla, pero realmente hay que hacerlo, más que un mandamiento de parte de Dios, debemos hacerlo porque tenemos que aprender a liberarnos de todo dolor que nos hayan causado.

1)    Perdonar no te hace más débil, más vulnerable, al contrario te convierte en una persona sabia, fuerte e inteligente.
2)    No guardes nada, sea lo que sea que te haya pasando o que te hayan hecho no lo guardes en tu corazón “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida”. Proverbios 4:23, nuestro corazón es una caja donde se guarda hasta lo que no se debe, guardemos de él, recuerda que de tu corazón salen los malos pensamientos, sentimientos y las malas palabras cuando este está sucio.
3)    Has silencio, debes cuidar lo que hablas, nuestro cerebro graba cada palabra que nuestra boca dice y esto hace que recordemos lo que nos hicieron y la herida que causaron en nosotras.
4)    Haz una lista, si hay muchas personas que te han lastimado, escribe su nombre en una hoja, si deseas escribe al lado lo que te hicieron, desahógate en el papel y ora por cada una de las personas para que sean bendecidas.
5)    Empieza a cambiar, haz algo bueno por la persona que te lastimo, sin que ella sepa él porque lo haces.
6)    Limpia tu corazón y tus ojos también, cuando nuestro corazón esta lastimado por otra persona, empezamos a ver con malos ojos a la gente, nos volvemos desconfiadas, y aisladas para no ser más lastimadas.
7)    Arriésgate, debes entender que todos tenemos errores y así como tú misma puedes herir a alguien sin querer, lo demás también, arriésgate a entender que puedes ser lastimada en cualquier momento, pero esta vez sabrás perdonar esto.
8)    No recuerdes. Si ya perdonaste, no vale la pena recordar la herida que te hicieron, porque esto creara nuevamente suciedad en tu corazón.
9)    Olvida y sigue adelante. Después que hayas perdonado, olvida todo y empieza de nuevo con la persona, si te es difícil por ella misma, tranquila, tú cumple con tu parte de ser amable y bendecirla todos los días.
10) Sé libre. Aparte de perdonar a la persona, empieza a amar a los que te rodean, puede ser que alguien te caiga mal sin conocerlo, pues empieza amar a esta persona, recuerda que de ti depende que el mundo cambie.
No esperes que el mundo cambie, cambia tu primero.

PD: Todo este gran aprendizaje nos lleva a una sola conclusión: sin un corazón limpio y lleno de Dios, jamás seremos felices ni salvas…
Dios te bendiga.

Dany Sol - Argentina

Total de visualizaciones de página