quinta-feira, 17 de fevereiro de 2011

Cada uno da de lo que tiene de abundancia en su vida


Había dos vecinas que vivían en pie de guerra. No se podian encontrar en la calle que era pelea segura.

Después de un tiempo, doña María descubrió el verdadero valor de la amistad y decidió que haría la paz con la Sra. Clotilde. Cuando se encontraron en la calle, muy humilde, dijo doña María: “Mi querida Clotilde, ya que estamos en desacuerdo desde hace años y sin ninguna razón aparente. Yo le propongo hacer la paz y vivir como dos viejas amigas.


Doña Clotilde, en el momento le parecio rara la actitud de su vieja rival, y dijo que lo pensaría. Por el camino iba pensando...Esta señora María no me engaña, quiere preparar algo y yo no voy a dejarlo por ahi nomas. Le voy a enviar un regalo para ver su reacción.

Llegando a casa, preparó una cesta de regalo hermosa, lo cubrio con un papel hermoso, pero lleno de estiércol de vaca. "Me encantaría ver la cara de la señora María cuando reciba este maravilloso regalo. Vamos a ver si le gusta esto."

Envió a su empleada a la casa de su rival, con una nota: "Acepto su propuesta de paz y para sellar nuestro compromiso, te envío este hermoso regalo."

Doña María se sorprendio por el regalo, pero no se exalto. Que se propondra con esto? No estamos haciendo las pases? Bueno, no importa.

Unos días más tarde la Sra. Clotilde abre la puerta y recibe una canasta de regalo hermosa cubierta con un hermoso papel.

Es la venganza de esa repugnante María. ¿Qué sera que me preparó!?

Imaginen su sorpresa al abrir la cesta y ver el hermoso arreglo, con las flores más bellas que en un jardín puedan existir, y una tarjeta con un mensaje: "Estas flores es lo que  te ofrezco en prueba de mi amistad. Se cultivaron con el estiércol de vaca que tú me has enviado y que proporcionan un excelente abono para mi jardín. Después de todo, cada uno da lo que tiene en abundancia en su vida.

Total de visualizaciones de página