quarta-feira, 13 de junho de 2012

Una Intención Equivocada


Recuerdo que cuando llegue a la iglesia, más o menos hace 9 años, nació dentro de mi un deseo inmenso de servir a DIOS como Obrera, pero esa voluntad no era para ganar almas, porque en realidad ni siquiera mi alma era salva aun.

Yo observaba mucho a las obreras desfilando por el salón, atendiendo al pueblo y usando un uniforme bonito, eso me atraía.  En poco tiempo empece a envolverme con la Obra de DIOS, en el Grupo Joven, en las evangelizaciones, en fin, yo quería la atención de las personas y ser respetada por ellas, pues cuando estaba en el mundo no tenia el respeto de nadie y mucho menos el reconocimiento.

La intención de mi corazón era equivocada, yo quería tener un titulo, una posición dentro de la iglesia, yo estaba lejos de querer agradar a Dios, al contrario, yo quería agradar a mi misma, satisfaciendo mi ego.

Así pasaron 4 años dentro de la iglesia, con esos pensamientos egoístas y mezquinos.  Todo mundo era bendecido menos yo, yo me estaba me quedando atrás y eso me angustiaba mucho.

Fue finalmente cuando me cayó el veinte, pude percibir como estaba equivocada y necesitaba cambiar.  Entonces algo me empezó a pasar, algo estaba cambiando en mi interior, mi intención, mis objetivos ya no eran sobre mi pero sí a favor del prójimo, las almas, estaba naciendo un verdadero deseo de "SERVIR", no a mi misma, pero Finalmente servir a Dios.

Después del cambio de intención de mi corazón pasaron 3 meses y fueron suficientes para ser bautizada con el ESPIRITU SANTO y levantada a obrera.  ¡Fue el día más feliz de mi vida!   Hice un pacto con DIOS, de servirlo con todas mis fuerzas y con toda mi dedicación, el cual sigo cumpliendo hasta hoy que ya pasaron 5 años y estoy en el mismo espíritu y la misma FÉ.

Recuerdo el pasaje bíblico, el cual relata la historia de Ana (1 Samuel 1:11).

Ana solo recibió lo que tanto deseaba cuando cambio la intención de su corazón, antes solo quería un hijo para vengarse de su rival que la provocaba, pero cuando deseó tener un hijo para la gloria de DIOS fue respondida inmediatamente.

¡¡El secreto de la victoria esta en nuestra intención!!   ¡¡Tiene que ser sincera delante de DIOS!!

UN ABRAZO SRA. GRACI

OBR. CRISTIANE SILVA

Total de visualizaciones de página