segunda-feira, 25 de fevereiro de 2013

En una situación simple, una gran oportunidad




Sra. Graciele una pregunta, ¿usted fue consagrada en Brasilia?

Pregunto porque yo era obrera allá y trabajaba en el estudio de tv, y en una de las consagraciones de los pastores que tuvimos allá, la esposa del pastor del grupo joven, en esa época, en Brasilia, me pidió que maquille a una esposa que iba a ser consagrada, yo con mucho placer la maquillé y durante la consagración observé que los pastores y las esposas recibían una servilleta para limpiarse el aceite que caía por el rostro, no perdí la oportunidad y le pedí la servilleta a esa esposa que yo le había maquillado, determiné que también me casaría con un pastor y haría la obra de Dios en el Altar, escribí mi nombre en la servilleta y oraba a Dios determinando que quería estar en el Altar, y aquí estoy, ya tengo cuatro años de casada y hago la obra de Dios aquí en México. No sé por qué cuando la veo pienso que esa servilleta era suya…

-------------------------------------------------------


Hola querida Kercia, era yo :-) en ese tiempo yo vivía con aquella esposa que me llevó hasta usted para que me maquille… no recordaba del detalle de la servilleta, ¡pero que bueno! En una situación tan simple, usted usó su fe y hoy para la Gloria de Dios usted está ganando almas… que Dios le bendiga mucho, muchas gracias por recordar sobre eso… es muy bueno saber que detalles simples bendicen nuestra vida :-) Obs: yo aún tengo un poquito de mi aceite de la consagración. Y ustedes amigas, ¿ya hubo alguna situación simple que ustedes hicieron una gran oportunidad? Comparta aquí con nosotras…

Total de visualizaciones de página