sexta-feira, 14 de novembro de 2014

Quiero ser Sierva de Dios y Nada más…


En los días de hoy ha aumentado la cantidad de siervas mecánicas… ellas están en todas, saben todo, hacen todo, pero son guiadas por instrucciones ajenas. Ellas sirven muy bien para quien da las instrucciones, el lenguaje de ellas es dulce pero no tienen opinión propia, todo está bien para ellas, están de acuerdo con todo, siempre que no les afecten todo está muy bien.

Ellas cumplen sus escalas, sus responsabilidades, están siempre a disposición de asumir más responsabilidades… tienen su momento con Dios rapidito, les gusta perder el tiempo vigilando la vida ajena de los demás en el Facebook y en el Instagram para estar actualizada con las informaciones. La preocupación de ellas es mostrar y probar que ellas son de Dios, mostrar que ellas pueden más, ¿cómo? Absorbiendo todo lo que ellas pueden de las personas que son de Dios, desde informaciones espirituales, manera de ser, actitudes y etc. Todo muy igualito, todo muy correctito… Pues absorber de Dios da mucho trabajo, pues la respuesta no es de la manera y ni en el tiempo que ellas quieren.

Las Siervas mecánicas no tienen paz, pues ellas viven con miedo de perder eso o aquello, viven preocupadas con lo que van a hablar de ellas y lo peor, crean una barrera o un muro entre ellas y Dios, y así, queda muy difícil que Dios las use de la manera que Él quiere.

Los años pasan y ellas están allí haciendo todo bien igualito, bien correctito, pero los frutos no existen, basta que se haga una pregunta a las personas que conviven con ellas: ¿Cómo son ellas? Ah, muy trabajadoras, detallistas, buenitas y prestativas, punto.

¿Pero por qué son solo eso? Porque el objetivo en los días de hoy es “ser mejor para Dios” es hacer más para Él… solo que muchas se han perdido con éste pensamiento pues no se han detenido para pensar en la santidad que es mejor para Dios, han salido el equilibrio y han priorizado más su imagen que la imagen de Dios… ellas han dejado se ser siervas de Dios y NADA más, para ser siervas de sí mismas.

No está mal que quiera ser mejor para Dios, hacer más para él, lo equivocado es cuando eso cambia para beneficio propio y, el objetivo dejan de ser las almas y comienza a ser usted.

En Diciembre, comenzaremos un propósito espiritual, donde el Espíritu Santo quiere formar Siervas de Dios y Nada más, donde estaremos aprendiendo con Dios que lo más importante es tenerlo a Él dentro de nosotras y Llevarlo para los demás, independientemente si usted sabe hablar o no, si es obrera o no, si es conocida o no… Dios quiere que seamos un pedacito de Él aquí en éste mundo, para hacer aquello que Él quiere que hagamos y para eso es necesario mucha voluntad y coraje de querer ser siervas y nada más, renunciar a su querer para hacer el querer de Dios, a pesar de que todos a su alrededor intenten convencerla que está equivocada, pero cuando somos siervas de Dios somos guiadas por Él y nadie logrará sacar la certeza y confianza de la dirección que Él nos da.    

Si usted quiere estar en éste propósito, comience pidiendo a Dios que le de fuerzas y coraje para hacer Su voluntad y, el día 25 de Noviembre, vuelva aquí para ver las instrucciones de Dios para usted. Y el 1° de Diciembre comenzaremos con todas nuestras fuerzas.

Total de visualizaciones de página