domingo, 23 de setembro de 2012

La Belleza de saber oír



Si usted logra oír en el silencio la belleza de la Voz de Dios, usted logra oír la importancia de saber oír a los otros: la belleza habita allí también.

¿Qué es saber oír?

• Vaciar la cabeza para recibir de modo libre todo lo que el otro está diciendo;

• Estar presente de cuerpo y alma en el momento del diálogo, dejar las preocupaciones de lado;

• No quedar en la defensiva intentando justificarse o explicarse;

• No llevar críticas y sugestiones para el plano personal;

• Cerrar la boca mientras el otro habla y abrir los oídos;

• No adivinar lo que el otro tiene que decir, ni los sentimientos de él;

Abran bien sus oídos y oigan con por lo menos dos sentidos: audición y visión.

Cuando nuestra comunión con Dios es íntima e intensa todo a nuestro alrededor deja de ser complicado y se vuelve simple.

Total de visualizaciones de página