segunda-feira, 29 de outubro de 2012

¿Dar o ser el propio testimonio?




Las luchas, los problemas y las dificultades son permitidos por Dios para adquirir madurez en la fe. ¡No hay otro camino! A no ser el camino de las luchas. 

Por eso necesitamos tener en mente que todo coopera para nuestro bien, para ser testimonios de Cristo. ¡Pero solo entiende eso quien es el propio testimonio! 

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos (Hechos 1:8).

Muchas personas han dado testimonio de cura, prosperidad y etc. Ellas tienen muchos testimonios que contar. Pero muchas no son los propios testimonios, una cosa es que usted de testimonio y otra muy diferente es ser. Los discípulos tenían testimonios para contar, ellos hicieron muchos milagros, más que el propio Señor Jesús, pero les faltaba tener una experiencia con Dios, de ser el propio testimonio. Ellos tuvieron experiencias con el poder de Dios, pero no tenían la experiencia con el propio Dios hasta el día de Pentecostés.

Esa es la situación de muchos que aún no fueron sellados por el Espíritu Santo y, que no nacieron de Dios, ellos no son testimonio. La de fe de ellos es incompleta. Cualquier vientito de dificultades le abate… Cuando ellas se vuelven testimonio su vida se vuelve completa. Ella entiende que las dificultades son para que madure espiritualmente. 

Ser testimonio del Señor Jesús es ser como Él. Y Dios ha buscado personas para que sean Su testimonio. Pero es necesario dejar su voluntad, esa es la condición que Dios pide para quien quiere ser Testimonio de Cristo. Usted sale de la posición de vencido y entra a la posición de vencedor.

Total de visualizaciones de página