sábado, 16 de agosto de 2014

¿Cómo prepararse para el amado de su vida? 4a Parte


Tiempo... ¡querido tiempo!

En las relaciones sentimentales existe una virtud la cual requiere un grado de espiritualidad, y con esto me refiero a que precisamente es señalada como fruto del

Espíritu Santo, vea lo que dice la palabra de Dios:

“Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,...” Gálatas 5:22

¿La descubrieron? Si queridas, es LA PACIENCIA, si bien este post lo escribí leyendo el comentario de muchas mujeres maduras (y con esto no quiero decir viejas), también sé que puede ayudar a muchas jóvenes para reflejarse en estas palabras; pues bien, parece que el tiempo ha sido el monstro de muchas, porque piensan que el tiempo pasa y pasa y nada que llega el amado de su vida, su príncipe azul, su media naranja.

Cuando somos bebes necesitamos de tiempo para aprender las cosas más simples que marcaran nuestra vida, como comer, hablar, caminar, etc., todo se trata de tiempo.

Cuando somos jóvenes necesitamos tiempo para aprender, ya sea en la escuela o en la universidad, incluso tiempo para desarrollar nuestro cuerpo.

Con nuestra vida sentimental no es diferente, usted necesita tiempo para invertir en usted, SI TIEMPO; ¿se ha preguntado alguna vez si usted es apta para una relación? Se supone que muchas quieren tener al amado de su vida para siempre, pero vemos como muchas ni siquiera saben cocinar, lavar, planchar, y ya sé que muchas dirán pero eso no es necesario para tener una relación, claro que no es necesario simplemente es básico, pues como puede tener al amado de su vida sin tener ese cuidado tan simple con cosas tan sencillas.

También pienso que el tiempo no debe ser considerado su enemigo, sino más bien su aliado, sí, porque usted tendrá más de el para arreglar o mejorar lo que usted sabe que necesita, tal vez sea su manera de actuar, de hablar, de pensar, hasta de vestir; si usted quiere un hombre que valga la pena a su lado piense que debe tener características que le agraden a ese hombre, por eso el tiempo se convertirá en su mejor amigo.

No piense que los años pasan y nada sucede, que por el contrario usted sigue sola esperando y esperando al tan anhelado amado de su vida, por el contrario piense que pasan para que cada día sea una mujer que invierte en usted, que se dedica a cuidarse, a buscar en Dios su voluntad (no las suya), a superarse como persona, como cristiana, una mujer que puede ser anhelada por un hombre que busca algo único, algo especial.

Y déjenme confiarles un secreto, lo que llama la atención del hombre después de lo visual es el interior, ¿de que sirve una mujer bella y hueca por dentro?, y nada más bello que la mujer que confía en Dios, que espera en El, que busca agradarlo y vivir en su presencia.

“Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.” Proverbios 31:30

Hoy medite si el tiempo se ha convertido en una presión para usted, si su confianza realmente se ha convertido en perdida de paciencia, elija un lugar para hacer una oración pidiéndole paciencia y que le muestre en que debe invertir, seguramente el hablara cosas que usted ni se imagina.

Vuelva aquí el martes (día 19 de agosto).

Karen Fracica

Total de visualizaciones de página