quinta-feira, 7 de agosto de 2014

¿Cómo prepararse para el amado de su vida? 2a Parte


Buscando relaciones y citas.

Empezar una relación es algo maravilloso, principalmente ¡los encuentros! Parece que tenemos mariposas en el estómago jejeje ¿no es cierto?

En todo momento viene el pensamiento ¿Cómo será? ¿Le gustara mi perfume? ¿Se dará cuenta de que tengo mi mejor ropa? ¿Se alegrara cuando me vea?

Y tantas cosas que en todo momento imaginamos y ¿por qué? Porque realmente esas son importantes en un encuentro y principalmente en el noviazgo, todo eso hace parte; pero hay una cosa que es muy, pero muy importante, ¿sabe cuál es?

Son dos cosas que andan juntas y en los días de hoy el diablo ha hecho de todo para que esas virtudes sean devaluadas y hasta ridiculizadas y son:

Virginidad y pureza

¡Exactamente eso! Para comenzar una relación que va a llegar al matrimonio, esas virtudes tienen que

estar presentes y bien protegidas para que no puedan ser destruidas; y si esas virtudes se pierden, entonces... no hay una relación.

Medite en este versículo:

“... porque mejores son tus amores que el vino. A más del olor de tus suaves ungüentos, tu nombre es como ungüento derramado; Por eso las doncellas te aman. Atráeme; en pos de ti correremos. El rey me ha metido en sus cámaras; nos gozaremos y alegraremos en ti; nos acordaremos de tus amores más que del vino; con razón te aman.” Cantares 1: 2-4

La sulamita de Cantares de Salomón sabia esto, a pesar de que ella era tan simple, tenia estas virtudes y si no fuera así no podría reunirse con el Rey, pues para tener una oportunidad de ser elegida por él, tenía ante todo que ser “Virgen y pura”

Usted puede pensar que en los días de hoy eso no importa; realmente para los hombres del mundo eso no importa pues la mayoría no quiere tener una relación seria y llegar al matrimonio, quieren solo estar por un tiempo, usar y después conocer otras, ¿no es cierto? Pero un hombre de Dios sabe apreciar estas cosas y las valoriza, pues quiere una relación para casarse y nunca separarse.

Virginidad y pureza significa mucho más que no tener contacto con otros hombres, la Biblia dice que nuestro cuerpo no es nuestro, pues fue Dios quien nos creó y nos purifico con la sangre del Señor Jesús (1 Cor. 6: 9-20). Debemos honrar a Dios con nuestras vidas y de forma correcta, separadas de la modernidad carnal que en los días de hoy inflama la vida de muchas personas.

Voy a darle un consejo ¡Huya de la inmoralidad sexual!

Y no solamente en la práctica sino también en el comportamiento, en la manera de hablar y de ver, sea ella en la TV, en el computador, revistas, guarde su lengua de ciertos comentarios, guarde sus oídos de bromas inmorales y de mal gusto, huya de los deseos carnales e inmorales de la juventud, pues muchas se entregan a los deseos de la carne y se hacen esclavas de prácticas que solamente corrompen esa pureza y esto afectara su relación y complicara un compromiso de verdad con quien se casara.

Él se dará cuenta en su manera de actuar, hablar y comportarse que hay algo malo en usted, y sentirá falta de eso en la relación y en el momento del encuentro. Conserve siempre su pureza y su virginidad.

Haga un pacto de conservarse virgen y pura para su relación.

Algunas pueden decir: ¿Y yo, que ya no soy virgen? ¿Qué hago ahora?

Usted no puede ser virgen pero puede ser pura.

Haga un voto con Dios de no volver a caer en las trampas que el mundo creo para robar su pureza, y busque cambiar su manera de actuar, pues esa pureza puede ser restaurada, aunque usted ya sufrió abusos, fue usada, se sienta sin valor, se sienta sucia y triste pensando que no tiene ningún valor.

Un día yo me sentí así, pensaba que para mí eso nunca iba a funcionar, que no tenía valor, me sentía sucia y pensaba que jamás sería feliz o tendría una relación de verdad; pensaba si podría algún día confiar en alguien nuevamente, el miedo de herirme me hacía sentir débil y desinteresada por el amor; pero Dios tenía un plan para mí, Dios me restauro por dentro y recupere mi valor y mi pureza fue renovada.

¡Y eso puede pasarle a usted también! Puede ser feliz en el amor y puede tener una relación verdadera para llegar al matrimonio.

Entonces ponga en práctica lo que le estamos le estamos dando y prepárese para un encuentro y una futura relación. O si usted sabe que necesita tener esos valores en su vida hoy, entonces en su oración pídale a Dios para que la purifique con la Sangre de Jesús y te hará pura, tenga fe que Él es fiel para hacerlo, hay un versículo muy fuerte al respecto de eso:

“Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve.” Salmo 51: 7

El Rey David no tenía aun la revelación que tenemos hoy que es la sangre del Señor Jesús que nos purifica y nos hace dignos del favor de Dios, pero hoy sabemos cómo purificarnos. Y para aquellas que están en la fe de una relación de verdad además de la oración va una tarea...

Comparta diciendo: #Preparándomeparaelencuentro, escriba aquí sus comentarios, su opinión o su duda, a veces la duda de una es la de otras, o envíenos sus debilidades para que podamos orientarla y orar por usted, vamos a responderle a todas en los comentarios.

Fabiane Cunha

Total de visualizaciones de página