domingo, 13 de abril de 2014

¿Quiere ser una madre espiritual? Parte 3

A veces, puede que se pregunte: ¿para qué sirvo? ¿Qué valgo? ¿Por qué no soy más usada por Dios? ¿Por qué no veo frutos buenos en mi vida?

¿Sera que tal vez usted está dejando de hacer su papel? ¿De ser madre espiritual? Usted no esta haciendo lo que podría hacer con la dirección de Dios, pero sabe que si lo hace no habrá tanta platea para aplaudirla; y entonces usted quiere hacer lo que todos hacen, ¿de verdad cree que esta por el camino correcto? ¡Dios quiere usarla mucho, pero tal vez falta que piense! Falta que se vuelva hacia Dios y haga lo que Él quiere y no lo que usted cree.

Usted es valiosa y tiene un propósito, la presencia de cada una de ustedes influencia vida a su alrededor; ustedes están trayendo cambios para el mundo. !Sin embargo, esto no debe ser el foco de su atención! Ustedes necesitan enfocarse en ustedes mismas y en la integridad de su ser en su vida con Dios. Al llenarse con una conciencia amorosa, una aceptación de quien es y cuál es su papel (Madre espiritual), crea un canal a través del cual la luz (Dios) viene fácilmente hacia usted y fluye automáticamente hacia los otros también. Lo que realmente necesita es prestar atención a sí misma para cumplir su papel aquí en la tierra.

Ser madre espiritual es mucho más que hablar, hablar, predicar y predicar, mucho más… es creer que aquel hijo va a nacer para Dios  sin importar la situación precaria en la que él este, es tener paciencia y perseverancia, es entender el plan de Dios y entender el tiempo de Dios, aunque a veces tenga ganas de desistir de aquella alma, pero se mantiene generando con todas sus fuerzas.

"Hijitos míos, por quienes sufro de nuevo dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros". Gálatas 4:19



Total de visualizaciones de página