sexta-feira, 11 de abril de 2014

¿Almas? o ¿Cosas?

¿Usted ya se dio cuenta que pareciera que el día cada vez tiene menos horas? ¿En las calles más autos? Todos, siempre están corriendo, pero aun así parece que falta tiempo para todo? Se almuerza muy rápido y los pensamientos se llenan de culpa, y ¿qué hay con la salud? Cuando nos detenemos a mirar ese mundo tumultuoso y percibimos que la tecnología que está a nuestro alrededor nos ayuda mucho a correr cada vez más. ¿Y, qué hay del sosiego? ¿La privacidad? Cada vez están más ligados en un camino que puede llevar fácilmente al estrés. ¿Es complicado salir de él, verdad?

Así fue como me encontré al llegar a Brasil la semana pasada, habían pasado 8 años que estaba fuera del país y, me deparé con muchas personas estresadas en la calle, tiendas, lugares y hasta en la iglesia. Mi esposo y yo estamos acostumbrados a dar el buenos días y saludar a todos, pero ¿sabe lo que sucedía aquí en Brasil? Las personas miraban con una cara, como si dijeran: ¡Esa gente vino de otro planeta!

Y todo eso ¿por qué? ¿De dónde viene el estrés? ¿Sabe de dónde me di cuenta? Las personas están cada vez más desmotivadas e insatisfechas con su trabajo y estudios. El tiempo largo de trabajo o mantenerse en un solo trabajo, está afectando directamente el estilo y la calidad de vida de las personas. Yo estaba en el banco y vi a un funcionario nervioso, hablando alto para su cliente que ya no aguantaba más trabajar ahí y que ya se había enfermado por tantas preocupaciones, esto fue aparte de lo que vi, a dos funcionarios discutiendo con los clientes.

Y ¿por qué eso también está sucediendo con personas que supuestamente son de Dios? ¿Por qué ellas llegan estresadas a la iglesia y procuran cumplir sus responsabilidades corriendo y, dejando de dar atención para los demás? Son buenas obreras(os), buenas siervas(os) y miembros, hacen todo muy bien hecho, cumplen sus escalas y responsabilidades con su grupo, pero han dejado a desear en dar atención a las almas.

Nosotras no podemos dejar que el estrés del mundo entre en nuestra vida, si hay un Dios dentro de nosotras, tenemos que pasar naturalmente la paz, confianza y la fe ¿cierto?

Fui a algunas iglesia, y me di cuenta que si una persona nueva llega a la iglesia, nadie se le acerca para preguntarle si necesita algo, entré en otra iglesia donde la reunión ya había empezado y me quedé en la puerta unos cinco minutitos, habían siervos en la puerta, pero nadie vino a hablar conmigo, imagine, ¿si yo fuera una persona que estaba desesperada y allí era mi última puerta?

Almas son: la niña de los Ojos de Dios, una vez que ellas sean maltratadas, es lo mismo que maltratar a Dios. Si tenemos a Dios dentro de nosotras, no son las cosas y las responsabilidades que van a cambiar nuestras actitudes y sí, nuestras actitudes que vienen de Dios: alegría, paz, simplicidad, amor y etc. Van a cambiar a todos a su alrededor… basta una sonrisa, una mirada de amor sincero, una actitud de cariño, hace que su vida tenga calidad, no piense que mostrar a Dios es solo haciendo sus responsabilidades impecables, sino también lo que usted es, es lo que transmite a los demás.

Cada una ofrece lo que trasborda dentro de sí… ¡Piense en eso! Es el reflejo de su vida, el prójimo viene antes de las cosas. ¿Cuál ha sido su prioridad? ¿Almas? o ¿Cosas? Su respuesta mostrará solamente a usted, si está en el camino correcto.

"...Porque el que os toca, toca a la niña de Su ojo." (Zacarías 2:8)


Total de visualizaciones de página