sábado, 24 de maio de 2014

Generación del Altar Parte 11

¿Cómo saber si se está saliendo del Altar (Centro de la voluntad de Dios)?

¡A través de sus palabras y actitudes!

Aunque estemos en el Altar, siempre habrá situaciones en las que sus palabras y actitudes podrán ser siervas de sí; y usted me pregunta: ¿Cómo así? ¿Una vez siendo siervas del Altar como mostrar actitudes que no viene del Altar?

Una vez estando en el Altar, necesitamos hacer siempre un mantenimiento en nuestra vida espiritual, ¡nuestra vida con Dios necesita de una inversión todo el tiempo, al igual que en un matrimonio! Y si eso no sucede todos los días, si no hay preocupación de esta inversión de alimentarse diariamente en la palabra de Dios, de hablar con Él y de siempre  hacer un propósito; entonces  usted lo comienza a reflejar en las palabras y actitudes, siervas del Altar comienzan a volverse siervas de sí mismas.

Por eso hablamos en el post 10 de no ser Vicente va con la gente, eso es una actitud de siervas que dejan de invertir en su vida con Dios y son influenciadas por los demás para hacer cosas en las que no se detienen a pensar si eso o aquello estará beneficiando su relación con Dios o no.

Cuando percibo en mis palabras o actitudes alguna pizca de si, no la dejo a un lado, mi conciencia me avisa y como si fuera una advertencia: ¡Cuidado! ¡Eso no está bien! Por lo tanto, tan pronto como sea posible entro en el baño pongo mi cara en la taza y me humillo delante de Dios, pues no quiero ser una sierva de sí; a veces sucede que alguien percibe esa actitud en mí y me lo dice, entonces analizo si realmente es una pizca de si, y si lo es, voy y me humillo.

Recuerde: Una vez que usted es sierva del Altar, sincera, espontánea y dada, así como será muy usada por Dios, también, habrá un riesgo  mayor de volverse sierva de sí misma.  Muchas siervas dejaron el Altar porque dejaron de invertir en su relación con el Altar (Dios), y no se dieron cuenta, dejaron a un lado sus actitudes y palabras con una pizca de si o alguien le avisó pero porque ellas son dadas, fueron adquiriendo muchas responsabilidades y fama, entonces eso cambio su forma de ver las cosas y finalmente salieron del Altar, ¡una caída total!

No piense que estando en el Altar estará libre de sí misma, todo dependerá de su inversión o no de su vida con Dios.

A veces se necesita un shock eléctrico (espiritualmente hablando); ¿usted sabe por qué a veces las cosas suceden sin cabeza ni pies, principalmente cuando cree que está haciendo todo bien? ¿O de la nada, le quitan todo? ¿O pasa por una situación injusta? ¡Es Dios permitiéndolo para que despierte! ¡Para que usted se vuelva al Altar! Pues tal vez su conciencia no esta tan sensible y necesita un shock eléctrico para volver a revivir para el Altar. ¡Todo esto sucede porque el Altar no quiere perderla!


Total de visualizaciones de página