quarta-feira, 14 de maio de 2014

Generación del Altar Parte 6

¡Quiero casarme con un pastor pero no hay!

Hoy en día la obra de Dios en todo el mundo ¡ha crecido increíblemente! Existen lugares en los que no hay pastores suficientes para hacer el trabajo de salvar vidas, y cada día vemos a  jóvenes hombres de Dios que abandonan su llamado para seguir una carrera en este mundo; con carrera quiero decir que jóvenes que un día estaban en la presencia de Dios pero por dejarse llevar por los errores de los hombres, por lo que vio, escucho, etc., han vuelto a las garras del diablo, ¿y por qué? Porque no estaban en el Altar y por lo tanto se dejaron envolver con los “fakes” y no aguantaron, muchos de ellos no volvieron más, salvo aquellos que con muchas luchas volvieron a Dios.

Ahora yo creo que estará de acuerdo conmigo, así como no hemos visto más hombres de Dios dejando todo para servir en el Altar, ¿imagínese querer casarse con un pastor en estos días? Claro que la posibilidad será menor para aquellas que esperan un hombre de Dios formado (pastor); pero para aquellas que están en el Altar ¡les tengo una buena noticia! Usted es capaz de formar su hombre de Dios y así ambos servirán juntos sea en el atrio o en el Altar.

Una vez que usted este en el Altar (centro de la voluntad de Dios) más allá de formar un hombre de Dios para servir al Señor Jesús, usted destruirá la obra del diablo ¿sabe por qué? Pues primero, generara un alma para el Altar, segundo podrá casarse con este hombre de Dios y así la fuerza será mayor para salvar vidas, y tercero sumara en la obra de Dios. Vea cuantas cosas, cuantas almas puede salvar, como se puede ayudar a avanzar a la obra de Dios; todo empieza en el Altar amiga, y usted tendrá todas las condiciones para acabar ¡con todo el trabajo sucio del diablo!

Por eso no pierda su tiempo lamentándose que en su iglesia no llega un auxiliar de su edad, o que si llega ya está comprometido; no se deje llevar por ver a sus amigas con un noviazgo o casándose con un pastor, pues el titulo no los hace más de Dios. Hay muchos auxiliares de pastores que no son hombres de Dios y hay muchos hombres de Dios que no son auxiliares de pastor; y voy mas allá, hay auxiliares de pastor que están actualmente en la obra y han usado sus autoridades para satisfacer sus caprichos, por eso, si usted está en el Altar, usted no caerá en esas conversaciones baratas, o si un día ya cayo, sabe que vale la pena esperar por el verdadero hombre de Dios.

Y esperar por el hombre de Dios, no es que usted tenga que esperar que el caiga del cielo delante suyo, pero si trabajar en sus actitudes para mejorar, cuidar de su exterior e interior, ser fuerte, dotada, y ser de Dios, para que en la hora que Dios le muestre quien será su hombre de Dios, usted no se engañara y no dejara pasar la oportunidad.

Hoy va a buscar una amiga que la conozca muy bien y le preguntara en que necesita cambiar y no va a ignorar lo que ella le diga, por el contrario trabajara en eso con todas sus fuerzas. Si usted tiene la costumbre de participar de la terapia del amor, felicitaciones está en el camino correcto; y si no, entonces hará un propósito con Dios de ir tres veces a la terapia del amor, eso le ayudara en esta etapa.

Si usted ha seguido esta serie y quiere ser la Generación del Altar, sepa que no es una tarea fácil, nada viene listo, y ¡hay que trabajar! ¡Sacrificar! Pero recuerde: Todo lo que es bueno tiene un precio a pagar, todo lo que viene de Dios es completo, duradero y real, pero es necesario obedecer y estar atenta a la voz de Él.


Total de visualizaciones de página