sábado, 3 de maio de 2014

Generación del Altar. Parte 1

¿Qué es ese tal llamado?

Bueno, me estaba preguntando y pensando cómo podría explicar de una manera más clara y simple que significa el llamado para Servir en el Altar; estamos acostumbradas a oír que este llamado es ser pastor y esposa de pastor; si, es cierto; pero primero vamos a entender este Llamado, que va mucho más allá que funciones. Cuando estaba pensando que es mucho más que eso, Dios entro en acción y ¡vea lo que Él me mostro!

Pero en primer lugar olvídese ahora en este post que servir a Dios en el Altar es ser pastor o esposa de pastor (elimine esta información de su mente ¡Ahora!)

Vamos a entender este llamado sin las funciones que estamos acostumbradas  a escuchar, vamos más allá de ellas, ¿Ok? hoy vamos a ver  la espiritualidad del Llamado para el Altar, y en el próximo post hablaremos de las funciones de ser pastor , esposa, obrera (o), y miembros bendecidos(as), vamos…

¿Que representa el Altar? ¡Representa a Dios mismo! Tener el llamado para servir en el Altar es ¡DECIDIR entregar TODA su vida en El! Por ejemplo: cuando digo que quiero servir a Dios en el altar quiero decir: quiero dejar atrás mis necesidades y deseos para estar en el centro de las Voluntades de Dios (este llamado somos nosotras mismas que lo hacemos, somos nosotras que llamamos la atención de Dios); es dejar mi querer, es dejar mis sueños para soñar los Sueños de Dios.

Ese llamado ocurre cuando tenemos un encuentro con Dios; nuestra deseo es querer hablar de Jesús para todos, queremos servirlo 100%, queremos dar lo que recibimos de Él, queremos generar, ¡salvar!
Usted deja atrás todo lo que satisfacía su carne para servir a Dios con toda  su vida de cuerpo, alma y espíritu, ¡con sacrificio! usted se convierte simplemente en una sierva del Altar, una vez siendo sierva no hay ELECCIONES a donde querer servir , a donde querer ganar almas, simplemente es feliz por estar en el Altar sirviendo a Dios.

La persona se vuelve un instrumento en las manos de Dios, mientras que este sacrificando su yo (su voluntad), pero si por el contrario la persona deja de sacrificar su yo, automáticamente dejara de hacer la voluntad de Dios, ¡ella queda sorda y ciega para la voluntad de Dios! Incluso puede estar en el Altar físico, mecánicamente sirviendo a los demás con intereses personales, pero no estará más en el Altar espiritual (en el centro de la voluntad de Dios).

Por eso es necesario preguntarse: ¿Estoy realmente en el Altar Espiritual? O ¿He servido a Dios de tal manera que aprendí a hacerlo mecánicamente y ha sido insuficiente?

Muchas personas no han parado para autoanalizarse y es por eso que muchas deciden por su cuenta escoger sus funciones (ser esposa de pastor, pastor, obreras(os) y etc.), pero no ven en Dios esa elección, y si ven sus intenciones personales y ¡sus vidas se convierten en un lio! Porque están intentando engañar al Altar (Dios) y como es imposible, entonces viven en medio de dudas y confusión dentro de sí, viven preguntando esto y aquello para todos, en busca de la aprobación de sus respuestas (que ellas  ya tienen e incluso saben que es contra Dios).

Hoy es el día de ¡DESPERTAR!, ¡de ser sincera con usted misma! CREYENDO que conseguirá engañar al Altar, ¡es el momento de reconocer eso! Tal vez usted se dejó llevar por  los demás o por sus intenciones personales que en el fondo sabe que no era la voluntad de Dios.

Defínase hoy  y hable con Dios, vea si realmente usted quiera estar en el Altar Espiritual o continuar en el Altar físico sin sacrificios, acuérdese: su salvación depende de eso y  para realizar una función también.

Obs. Dios quiere usarla, vea que Él preparo el día 11 en nuestras iglesias Universales, ¿será que no es una señal?


Medite en esta palabra del Obispo Macedo:






Y vuelva aquí el día 6 que estaremos continuando.

Total de visualizaciones de página