sexta-feira, 16 de maio de 2014

Generación del Altar Parte 7

Siervas y no chicas fresa.

Usted sabe que significa ser una chica fresa? En el mundo significa: ser una chica mimada, consumista, protegida por sus padres e interesada en la moda.

Bien, usted se pregunta, ¿pero eso que tiene que ver con la serie Generación del Altar? Pues este asunto tiene mucho que ver con esta serie, y vera como todo sucede, tenga cuidado para no ser una o estar influenciada por una chica fresa.

Ella supuestamente es una sierva, pero lo que la hace ser una chica fresa es crear su “mundito” en la iglesia. Ella quiere ser mimada, quiere ser amada por todos, por eso usa sus talentos dados por Dios para atraer personas para el grupito de ella; una vez estando protegida y amada, consigue influenciar a las personas como ella quiere, llega a ser ridículo, pero esas chicas fresas que se dicen siervas consiguen llevar a otras personas a hacer lo que ellas quieren y no lo que Dios quiere. Además, su atención es mostrar su belleza exterior, le gusta seguir la moda y es capaz de hacer de todo para comprar lo que necesita incluso saliéndose de la realidad (quedarse endeudada), pues ella necesita ser la primera en mostrar lo que esta de moda en el momento.

Las supuestas siervas que son chicas fresas tienen a sus emociones en control de sus vidas, quieren sentirse amadas, queridas y hasta madres espirituales, por eso hacen de todo para mantener a las personas (grupito) cerca de ellas; ¿su discurso? Es lindo, de chica buena y adulación, y si hay personas que quieren estar cerca de ellas y son un poquito mas gorditas o no son tan modernas, entonces ella las ignora con la disculpa que ellas no están en el espíritu. Su vida es guiada por lo que ella ve en los demás, si ella ve una esposa de pastor arreglada, cuidada y bien casada, ella quiere ser esposa de pastor para andar igual, pero ella desconoce cuan Santa es la obra de Dios y no sabe lo que sucede con una esposa de pastor; solo quien aprende a ver la obra de Dios como Santa entenderá que es mucho mas que estar arreglada, o si ve a alguien de la que puede sacar provecho, quiere ser su amiga cueste lo que cueste y después de usarla la descarta de sus amistades,  lo mas terrible es que ellas no se dan cuenta y piensan que viven en una total armonía con Dios, son bien duras para reconocer sus errores y piensan que su manera de ser es una "modernidad espiritual", ¡que lejos están de la realidad!

Hoy en el mundo y dentro de la iglesia hay muchas chicas fresas esparcidas por ahí, y muchas de ellas terminan llegando al Atrio o hasta el Altar;  son personas que se dejan llevar por sus emociones, que no saben colocarse en el lugar de las personas, que se preocupan demasiado con su apariencia y son mujeres con las que Dios no puede contar con total libertad. Viven preocupadas con dietas, no son prendadas y se quejan demasiado.

¡Amigas! Si tenemos que preocuparnos con nuestra apariencia, tener nuestras amistades, pero no formar grupitos de chicas fresas y tampoco ser desequilibradas y emocionales y si, ¡mujeres de Fe y guerreras del Altar!


Las chicas fresas ponen cargas encima de las personas, cobran perfecciones y entran en contradicciones con sus propias palabras porque no viven lo que predican; y las siervas de Dios, quitan cargas de las personas, están a disposición para ayudar a las personas, sea gordita, flaquita, colorida, etc. (para ellas todas son iguales) simplemente ella es sierva, simplemente ama tener sus pies en el Altar, sin salir de su realidad, no importa lo que piensen de ellas, usan la razón y tiene un único objetivo en esta vida en todo lo que hacen : SALVAR.

Total de visualizaciones de página