quarta-feira, 10 de dezembro de 2014

Siervas y Nada Más - 10° Día

La voluntad del Señor

Sabemos que en el pasado todo siervo era sujeto a la voluntad de su señor, y también hemos escuchado mucho acerca de este tema, pero hoy pararemos a pensar cual es la voluntad de nuestro Señor cuando nos sometemos como sus siervas.

Déjenme ilustrarles cual era la situación en la época de servidumbre; cuando se era un siervo se adquiría un status entre esclavo (a diferencia de este el no podía ser vendido) y un hombre libre (que a la verdad tampoco lo era pues no decidía en la mayoría de sus asuntos). El siervo trabajaba para su propio sustento en una tierra dada por su señor y a la vez debía pagar un “arriendo”  y trabajar para este; obviamente la deuda por estos pagos crecía tanto que era imposible salir de ella y se tornaba una situación de trabajo de por vida.

Trayendo esto para nuestra parte espiritual entendemos que no somos esclavos de Dios, pues el nos dio libre albedrio pero nos sometemos a Él porque queremos servir por lo que nos ha dado, es una deuda eterna ¿pues como podremos pagar por el don de la salvación?

Entendemos ahora que como siervas tenemos responsabilidades y la mas grande de todas es sujetarnos a la voluntad de Dios, y ¿Cuál es esta voluntad? En realidad son muchas, pero la primera y mas importante es ganar almas para su Reino.

Y usted me dirá, ¡pero señora eso ya lo se!, yo le responderé que una cosa es saberlo y otra muy distinta practicarlo; el ganar almas envuelve todo de si, mi comportamiento, mis palabras, mis actitudes, mis pensamientos, etc. ; una sierva de verdad reconoce la voz de su Señor y sabe exactamente lo que Él le pide porque tiene que acatarlo, es decir, obedecerlo, tal vez no esta de acuerdo a lo que quiere ¿pero que sería una vida de servidumbre sino existe el sacrificio? ¡Sería algo imposible!

“…Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.”
Lucas 22:42


Hoy responda esta pregunta con sinceridad ¿ha obedecido la voluntad de su Señor?, si su respuesta es que NO, trace un plan para cambiar esta situación; si su respuesta es que SI, haga algo para mejorar para darle mucho más a Él. Escriba en los comentarios el área donde ira a trabajar mas.

En la oración por su iglesia usted pedirá a favor de los grupos de evangelización: Cárcel, hospital, asilo y etc. Y desde hoy hasta el sábado usted estará consagrando una pieza de su uniforme, despertará a las 3 de la mañana todos los días para consagrarlo (invite a sus amigas para que oren juntas por teléfono) y los días que va a la iglesia lleve y consagre junto con ellas y cuando ustedes comiencen a usarla a partir del domingo, verán la diferencia.

Si desean, tomen fotos y comparta diciendo: yo quiero hacer la voluntad de Mi Señor.

Y mañana vuelva aquí… 


Esposa de Pastor

     Karen Fracica
Merced, California

Total de visualizaciones de página