quinta-feira, 11 de dezembro de 2014

Siervas y Nada Más - 11° Día

La voluntad del Señor II

¿Cuántas de nosotras nos deparamos haciendo nuestra voluntad? Y comienza así: Ah es solo por hoy, voy aprovechar para relajarme un poco, y de ahí cuando se dan cuenta, o su querer está más fuerte y el querer de Su Señor está en último plano… a veces se comportan como Jonás, huyendo de la voluntad de Dios, y ¿sabe cómo? ¡Dios yo quiero estar en el centro de Su Voluntad! (de la boca hacia afuera), pero su servir es a su manera, en su momento, cuando quiere. Muchas han dejado de ser Siervas del Señor para ser Señoras de sí mismas, ¡y lo peor es que no se dan cuenta! Y todo empieza con la intención del corazón… el corazón siempre quiere estar comodo, y sugerirá muchas facilidades y una de ellas es el ser señoras de sí mismas.

Quien se resiste a la voluntad de Dios, siendo supuestamente sierva de Él, automáticamente está pecando, por eso, muchas personas están dentro de la iglesia haciendo mucho, pero sintiéndose cansadas espiritualmente, vacías y sin vigor espiritual, pues no han hecho y ni saben cual es la voluntad de Dios para sus vidas. ¿Y los resultados? Personas frías espiritualmente y sin el brillo del Señor Jesús.

Nosotras sabemos que la voluntad del Señor no es igual a la nuestra ¿cierto? Sabemos también que servir conforme a la voluntad de Dios requiere renuncia, dolor, lágrimas, sacrificios, muchos esfuerzos, pero a veces solo nos enfocamos en el olor, en la perdida que tenemos que tener y dejamos de enfocarnos en los beneficios que es ser siervas de Dios y nada más, y es ahí que muchas se cansan de perseverar, se cansan de querer hacer el querer de Dios. ¿Pero usted ya se puso a pensar lo cuan maravilloso es estar en el centro de la voluntad de su Señor? ¿Ya se puso a pensar cual sería la voluntad de Dios para usted?

Hoy, antes de dormir usted se humillará delante de Dios, buscará saber cual es la voluntad de Dios para usted y así al saber, pida a Dios coraje para ejecutarla. Cuando usted hace la voluntad de Dios, no hay duda, no hay expectativas de ser reconocida por el hombre, hay una renovación espiritual dentro de usted, hay frutos, hay santidad, suceden maravillas dentro de usted y lo mejor; ¡usted no se siente frustrada en tener que renunciar a su querer, pues su confianza es tan grande y fuerte delante de todo, que nada ni nadie logra sacarla de usted!

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen Espíritu me guíe a tierra de rectitud”. (Salmo 143:10).

Hoy, su oración por la iglesia será por los obreros y obreras, pida a Dios ese despertar sobre Su Voluntad,  que haya una renovación y que sean reavivadas las primeras obras, el primer amor en nuestro medio.

Y mañana hay más…

Total de visualizaciones de página