sábado, 20 de dezembro de 2014

Siervas y Nada más – 20° y 21° Día

Deje que el barro seque

Una de las cosas que tenemos que trabajar en nuestras vidas todos los días y en cada momento es la paciencia… pues para ser siervas de Dios y nada más, necesitamos esperar la voluntad de Dios, eso no quiere decir que vamos a cruzar los brazos y esperar a que suceda, sino que una vez que queremos hacer la voluntad de Dios, es necesario entender que las cosas en nuestras vidas no serán resueltas a nuestra manera y sí conforme al querer de Dios

Confieso que estos últimos años he vivido eso a flor de piel jiji, para quien no me conoce, al verme soy una persona paciente y tranquila, pero no siempre es así, pues mi naturaleza es resolver, todo tiene que ser para ayer, no me gusta acumular las cosa, no me gusta el más o menos, no tengo paciencia en ver las cosas desordenadas, no me gusta dejar en la duda a nadie, soy negro no blanco, pero yo no solo he aprendido, sino también he madurado, que las cosas no pueden ser a mi manera, al principio creía que iba a morir en tener que esperar que Dios actúe, pero la renuncia de mi querer resolver a mi manera, mostró que es mucho mejor esperar con paciencia en Dios que actuar en situaciones que podría resolver en el momento, pero que en el futuro sería malo para mí.

Y estar a la espera de la voluntad de Dios, solo ha enriquecido mi vida con Él, pues mi confianza se ha vuelto más fuerte en Él y se ha expandido en otras áreas de mi vida y principalmente como sierva. Cuando usted pasa por una situación difícil y tiene condiciones de resolverlo a su manera, pero usted elije renunciar a su querer y esperar con paciencia el querer de Dios, la impresión en el momento es que usted perdió, que usted es una boba, pero cuando Dios resuelve, ¡Ah amiga, la forma es increíble! Mucho mejor a la manera que usted lo hubiera resuelto.

Y como sierva y nada más, elegir no resolver a su manera al principio duele, a veces delante de las personas a su alrededor usted parece una boba, ellos se aproximan a usted y hablan: ¿usted es tan inteligente y va a soportar eso? ¿Por qué usted no da un basta en eso? ¿Hasta cuándo se va a someter a ser ridiculizada? Y así va, creo que usted sabe muy bien sobre eso que vivo escuchando.

Pero, cuando Dios entra en acción puede tardar, pero cuando Él entra, cambia hasta aquello que usted pensaba que no era necesario, es completo.

Una de las cosas que he visto en los días de hoy es que nosotras, siervas, hemos visto tantas cosas equivocadas, que muchas veces no queremos esperar y queremos resolver a nuestra manera. No estoy hablando sobre el pecado, porque pecado una vez que usted sepa o practique, usted sí tiene que tomar una actitud y hacer algo para resolver, no tiene que pensar así: Ah, voy a esperar en Dios.

Las cosas equivocadas que estoy hablando son actitudes de inmadurez, ejemplo: chisme, lidiar con los demás que tienen carácter fuerte, personas que están arriba o debajo que nosotras pero que son inmaduras, situaciones que hacen que su carne grite, que su sangre hierva queriendo hablar todo lo que está dentro de usted, y es ahí que tenemos que crucificar la carne, tirar un balde con hielo en nuestra sangre, tener paciencia y esperar en Dios – dejar que el barro seque. Dejar que el barro seque jiji es eso que viene a mi mente todas las veces que quiero hablar las verdades, cuando quiero resolver a mi manera, cuando quiero salir reclamando a todo el mundo.

A partir de hoy, usted va a hablar con Dios sobre todo lo que le está pasando, que a sus ojos usted cree que está mal, va a aprender a dejar de reclamar de los demás y va a reclamar con Dios, eso es esperar en Él con paciencia, Él le va a moldear. Usted no va a dejar que su carne grite en las situaciones que usted pase, va a dejar que el barro seque, aunque al principio delante de los demás usted parezca una boba, no se preocupe, Dios va a cuidar de todo y la boba será honrada por su Señor. Recuerde: somos siervas de Dios ¿cierto? Entonces porque quiere exponerse pues tenemos un Señor Grandioso cuidando de nosotras. Vamos a trabajar en eso y nuestra confianza en Dios será más fuerte.

La oración por la iglesia será para amarrar al diablo que ha sembrado contiendas, chismes, división, malos ojos, etc.

Hasta el Lunes…


Total de visualizaciones de página