domingo, 12 de agosto de 2012

Un pedido para todos los que siguen éste Blog



Desde que comenzamos el propósito del Reloj de Oración Universal, también empezamos a divulgarlo en el Facebook, muchas de ustedes comenzaron a enviarme las fotitos de su grupo y, una de ellas me llamó la atención; en un grupo había una joven con una sonrisa linda, contagiante y especial, y todas las veces que oro por el propósito me acuerdo de ella.

Hoy al entrar en el Facebook, había una foto de ella con algo escrito, abrí para leerlo y sinceramente me hizo reflexionar en muchas cosas, también me gustaría pedirles a todas ustedes que han sido ayudadas de alguna forma en éste blog que incluyeran en sus oraciones a Kamilla, yo creo que el milagro está por venir, solo necesitamos unirnos con ella para que eso suceda. Entonces, ¿vamos?

Aquí va un poquito de su historia, ella es una guerrera luchando todos los días por su vida para ayudar a otros con sus 23 añitos. Espero que de la misma forma que me hizo reflexionar, suceda con usted :-)

EN EL REGAZO DE DIOS

Desde el comienzo, el Señor Jesús viene cuidando de mí. Voy a contarles el por qué.

Hace un poco más de un año comencé a sentir dolores en la parte pélvica, y yo pensaba: debo ser una más de aquellas que sufren en exceso de un dolor menstrual. Pero no sabía, que tenía dos tumores que crecían a cada día en mi ovario.

¿Sabe qué hacía antes de enterarme que tenía dos quistes dentro de mí? Hacía gimnasio, corría, saltaba, hacía esfuerzo, me quedaba mucho tiempo de pie y comía lo que no podía, los tumores se rompieron dentro de mí y contaminaron otros órganos, ellos eran grandes, uno pesaba 1.600kg. y el otro 250grs. Cuando recuerdo todo eso veo al propio Dios guardándome en su regazo.

¡Como Él cuidó de mí! Cuantas veces tuve que dejar de trabajar porque me sentía mal, me acuerdo de una vez que fui a correr y sentí tanto dolor que tuve que llamar a mi mamá para que venga a mi encuentro porque no podía caminar, cuando pasaba el día en el colegio y llegaba a casa con una apariencia horrible, pálida, dolor de cabeza y con la baja presión... cayéndose ¿cómo podría imaginar que era cáncer?

Pero hoy recuerdo con alegría y gratitud a Dios por haberme cuidado en cada momento, en cada paso, mis ojos se llenan de lágrimas cuando pienso en el amor que Dios tiene por mí y sepan que yo no lo merezco. Soy evangélica y en aquella época estaba apartada. No amigas, no estoy diciendo que Dios me castigó, porque tampoco creo que Dios castigue a alguien, Él apenas permite que ciertas cosas sucedan, pero concuerdo con algo que mi pastor me dijo cuando le conté que tenía cáncer: “No se preocupe, eso es para glorificar el nombre de Jesús, usted va a ser curada, basta creer”. Yo creo que fui curada, para honra y gloria de mi Señor Jesús.

Un tratamiento de CA no dura menos de ocho meses, y sabe ¿cuánto tiempo duró el mío? Apenas 4 meses, una palabra para resumir todo eso: ¡MILAGRO! Ahora el hecho es que, quien no vuelve por amor, vuelve por dolor, pero lo más importante es que volví. ¡Gracias mi Dios por una oportunidad más para vivir!

Kamilla Barbosa

http://kamillabarbosa.blogspot.com.br/

Total de visualizaciones de página