sexta-feira, 21 de junho de 2013

¡Educación es respeto al prójimo!


Nosotras sabemos que los detalles hacen la diferencia y, un detalle que yo admiro y que exhala el perfume de Cristo para los otros es la educación. Muchas pueden pensar: ¡Yo soy educada! Pero muchas veces sin percibir al pasar los años nos olvidamos de actitudes pequeñas de educación que muchos ya no se muestran más en los días de hoy (se volvió normal) y automáticamente tomamos actitudes de falta de respeto que hace con que las personas nos miren de una forma equivocada y hasta avergonzamos a quien hemos servido: al Señor Jesús.

Nosotras tenemos que entender que no somos iguales, que somos personas diferentes y lo que nos hace agradables es respetar a nuestro prójimo. No es que usted tiene que cambiar su forma de ser o ser una persona que se queda callada, con la cabeza abajo y solamente responde sí señora(o) o no señor(a), hay muchas personas que son así, pero que a veces tienen actitudes que faltan el respeto al prójimo.

A cada día las personas se vuelven inteligentes, todo está avanzando, los niños ya tienen actitudes de adultos, la tecnología crece cada vez más, solo que las personas se han vuelto más egoístas, intolerantes, individualistas y etc. Perdiendo los principios: el respeto al prójimo.

Observe si no es así, no nos hemos dado cuenta que no hemos tenido educación, algunos ejemplo:

* Llama a las personas cuando tiene que cobrarles o pedirles algo, no tiene la costumbre de llamar para preguntar: ¿cómo le va? ¿está bien? ¿necesita de algo?

* Llega a un ambiente y no dice buen día, buenas tardes o buenas noches.

* Ve a su colega de trabajo, amiga o a un familiar necesitando ayuda y usted ignora porque se dice una persona muy ocupada (¿será que si hiciera un esfuerzo no lo haría?).

* No presta atención cuando las personas están hablando con usted, se pone a revisar el celular, mira para todos lados, simplemente usted no está en el planeta tierra en ese momento.

* Impone sus voluntades ignorando el derecho de los otros. 
* Finge estar durmiendo en el ómnibus para no dar el lugar a una persona anciana o deficiente.


Tenemos que estar más atentas con nuestras actitudes, el mundo ha cambiado, pero no tenemos que cambiar junto con el, volviéndonos personas individualistas, intolerantes, violentas y etc. Recuerde que somos siervas de Dios y no podemos perder la base de nuestro carácter cristiano: Respeto.

Aumente en ésta lista lo que usted ya observó o actuó con falta de educación y vamos a ayudarnos unas a las otras a no perder los principios de educación.

Total de visualizaciones de página