sábado, 22 de junho de 2013

A Contramano



Quien quiere ser y hacer la diferencia tiene que actuar en contramano y, eso exige sacrificar nuestra voluntad todos los días para estar dispuesta a la voluntad de Dios.

Y esa actitud no la tomamos una sola vez en la vida, no podemos creer que porque un día renunciamos a todo, es suficiente prueba para Dios que hacemos Su voluntad, ¡claro que no!

El tiempo ha pasado y ¿será que hemos sacrificado nuestra voluntad para hacer la voluntad de Dios? ¿Será que hemos dado valor a las simples cosas que Dios nos ha pedido para hacer? ¿O hemos hecho nuestra voluntad en elegir qué hacer? Quizás lo que Dios pide son cosas que pensamos que no necesitamos hacer, porque un día ya lo hicimos, pero son ellas que nos hacen ser diferentes.

Nosotras solo podemos ser y hacer la diferencia donde Dios nos coloque según Su voluntad, si hoy usted está en una situación desagradable a sus ojos, que no está agradando su voluntad, esa es la hora en que usted sea  haga la diferencia.

Si usted no está siendo y haciendo la diferencia en lo que hace, simplemente usted no ha andado en contramano. Su alrededor está lleno de oportunidades, de ser la propia diferencia, deje de obedecer sus voluntades, el bienestar de hoy no le va a garantizar su morada eterna.

“Hay mucha gente que está dispuesta a hacer grandes cosas para Dios, pero son pocos aquellos que están dispuestos a hacer las pequeñas cosas que Él pide”.


Obs: En ésta foto estábamos limpiando la iglesia para la inauguración que tuvimos, somos pocos, pero somos mucho al mismo tiempo, cuando hacemos aquello que es la voluntad de Dios, todo fluye. 

Total de visualizaciones de página