sexta-feira, 21 de junho de 2013

Todo pasa

He encarado las luchas y dificultades en estos últimos años de una forma diferente, como una oportunidad. No pensando más de la misma forma que pensaba hace 6 años atrás, todo era un monstruo de 7 cabezas. El tiempo está pasando y veo lo mucho que perdí y también gané en situaciones de dificultades, ¿pero por qué en algunas situaciones yo perdí?

Porque yo no conocía la importancia del ¡Todo pasa!

Cuando yo entendí y comencé a pensar así: ¡Todo pasa! Aprendí a pasar por las situaciones más terribles y verlas como oportunidades. 
Yo me detuve para pensar: ¿Por qué quedarme preocupando con esto o aquello? ¿Por qué sufrir por algo que aún no fue terminado si yo confío en Dios? ¿Por qué importarse con cosas tan pequeñas si yo tengo a Dios?

Entienda… ¡Todo pasa! Cuando pensamos así, mostramos que dependemos de Dios y una vez sabiendo que todo pasa, encaramos las luchas, dificultades y problemas como una oportunidad de crecer y glorificar a Dios.


Todo se vuelve simple… cuando usted piensa que: ¡Todo pasa!

Total de visualizaciones de página