quarta-feira, 12 de junho de 2013

Bajar



Son muchos los sueños de Dios para nuestra vida que no entendemos, o que por lo menos, no queremos entender. Y muchas veces Dios nos lleva por una situación muy diferente de la que estamos acostumbradas a luchar. ¿Sabe, cuándo necesita llevar algo subiendo las escaleras? Usted sube y sube, con muchas cosas hasta llegar al lugar que quería. Ufff… finalmente llegó, pero, en seguida usted recuerda que se olvidó algo importante y que deberá bajar todo de nuevo para agarrar y subir nuevamente, ¿no es cansativo? Pero por ser algo importante usted va, usted ¡BAJA!

Eso sucede casi todo el tiempo en nuestra vida Espiritual, a veces usted está adelante, lista para hacer más, lista para darse más, lista a disposición de Dios, pero Él quiere que usted baje al mismo nivel de las personas que necesitan ser ganadas para Él, BAJE… teniendo que hacer todo lo que usted ya hizo de nuevo, BAJE… hasta para que no perdamos la salvación, BAJE… para no dejar algo importante que no nos dimos cuenta.

Y para entender eso, es necesario estar sensible a la voz de Dios, pues en detalles es que pensamos que no tenemos nada que ver, o que no hay necesidad, pero para que Dios pueda realizar Su Sueño en nuestra vida, es necesario siempre BAJAR, OBEDECER, SOMETERSE, SACRIFICAR y en algunas situaciones hasta HUMILLARSE, pues los proyectos de Dios en nuestra vida es muy grande, y para recibir, necesitamos perder para este mundo, a los ojos de los hombres BAJAR, para poder tener los planes de Dios realizados en nuestras vidas.


Esa es la promesa de Dios: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.”  (1 Corintios 2:9-10).

Total de visualizaciones de página