sexta-feira, 25 de outubro de 2013

Cuarto entrenamiento: Tiempo y almas!

Sabemos que nuestro tiempo vale oro! Y también para quien es hija(o) de Dios, vale almas! Con el pasar de los años tengo la impresión de que el tiempo disminuye jajaja, todo lo hacemos corriendo, todo se hace mirando el reloj,  ya se dio cuenta?

Ahora imagínese la vida de una persona que pierde el tiempo en las redes sociales?
Pasa horas y horas viendo y dando me gusta a las actualizaciones de  las personas, si cada me gusta que ella da valiera dinero, ella ya estaría millonaria!

Una vez atendí  a una joven madre soltera atacada llorando, pues su esposo se había ido de la casa y no sabía que más hacer para traerlo de vuelta, dijo que hace tiempo estaba haciendo campañas y cadenas en la iglesia y no había ninguna respuesta de parte de Dios, fue cuando yo la mire y vi sus ojos hundidos y su apariencia era de una persona que necesitaba atención médica, le pregunte: usted ha tenido tiempo para cuidarse? Y ella me dijo: no, pues tengo una hija pequeña y tengo que prestarle atención…

La verdad? Yo estaba a la defensiva, había más cosas, pero deje al Espíritu Santo hacer la obra. La oriente en base de lo que ella habló (pero ella no estaba siendo sincera). Pasaron unas dos semanas, mi esposo y yo estábamos evangelizando de puerta en puerta y fue cuando vi a una niña que conocía jugando solita en el patio trasero de una casa, era la hija de la joven que había atendido; cuando ella me vio, abrió el portón y me abrazo y me dijo que su mamá estaba dentro de la casa, fui con ella y toque la puerta, cuando ella abrió la puerta se asustó… su casa estaba patas arriba! Un hedor horrible y todo oscuro, de lejos conseguí ver su computador en la página de Facebook.

Yo solo la mire y le dije: me tengo que ir, que Dios la bendiga…en el mismo día ella me busco llorando y diciéndome que no aguantaba más sufrimiento en su vida, yo la mire directo a sus ojos y le dije: Sabe por qué su esposo se fue? Sabe por qué las campañas y cadenas que usted hace no reciben respuesta de Dios? Y ella me dijo: si yo sé, porque yo he perdido el tiempo esperando una actualización de mi exesposo en el Facebook, solo así puedo saber de él, estoy adicta a esto y no tengo más placer de hacer nada, ni de cuidar de mi hija.

Ella estaba tan adicta que al mirarla su apariencia era de una persona drogada… ella primero se tuvo que liberar , tuvo que dar un basta! Y reconocer que necesitaba ayuda en este sentido.

Ahora imagínese esa situación en una persona que se considera hija de Dios? Es perder almas! Es perder vidas! No es malo que tenga redes sociales, ni que entre a ver las actualizaciones de sus amigos y familiares… pero cuando usted comienza a perder tiempo, entonces si está mal! Es una adicción!

Una hija de Dios que quiere + de Él, tiene la conciencia que no puede perder tiempo (no puede perder almas). Aquí está la estrategia de no convertirse en un adicto y dejar de perder el tiempo.

Elija un día de la semana en el que no va a llegar cerca de sus redes sociales y en ese día se dedicará a usted, a su vida espiritual y a su familia.

Defina su tiempo en las redes sociales el máximo es de media hora por día! Coloque la alarma del celular para que le avise que su diversión se acabo J


Use su inteligencia.

Total de visualizaciones de página