quarta-feira, 9 de outubro de 2013

Día 40 + de Dios – de mí: Ser espiritual.

Por muchos años yo tuve una imagen muy perfecta al mirar a las esposas de pastores, yo pensaba que nunca conseguiría ser tan espiritual como ellas; pensaba que ser espiritual era ser demasiado de oración, vivir de rodillas (creía que mis rodillas tenían que tener marcas jajaja), callada, separada, solita, perfecta y etc., era una imagen tan perfecta que  yo tenía que al mirarme pensaba: mi nivel espiritual es muy bajo! Voy a necesitar décadas para llegar a ser espiritual.
Fui levantada obrera, después me case con un Pastor…pero yo no había cambiado mi forma de pensar acerca de esto. Asistir a las reuniones de esposas era muy difícil para mí, porque todo el tiempo estaba insegura de ser llamada para hablar algo, o incluso para que me pidieran hacer una oración, sentía que no podía ser una mujer Espiritual…yo me complicaba mucho!
Pero un día oí algo que me cambio la vida con relación a eso, aprendí que ser espiritual no era nada de eso; fue como si me quitaran una carga dentro de mí!
Ser espiritual es simplemente ser cuidadosa con su corazón!
La mujer espiritual es aquella que tiene prioridad de cuidar de su intimidad con Dios, su corazón es lo primero en su lista de belleza; eso no significa que no tenemos que cuidar de nuestro exterior, claro que sí, tenemos que cuidar de nuestra apariencia.
Hoy entiendo que por eso muchas veces se intenta hacer y hacer, y nunca se llega a ninguna parte. Cuidar del corazón es no dejar que él hable en nuestra vida, pero que permanezca en su debido lugar y que seamos sabias en oír la razón. Hacer siempre el mantenimiento, leyendo la Palabra de Dios y teniendo intimidad con ella, orando, viviendo en espíritu de oración, procurando la dirección de Dios en todo, examinándose diariamente, moldeándose en la Palabra de Dios, etc.
Cuando somos cuidadosas con nuestra vida espiritual, tenemos siempre una palabra para dar, no somos como loros, repitiendo lo que oímos; pensamos antes de hablar. Dios revela cosas fuertes, es una intimidad que nosotras mismas conquistamos. Todo entonces comienza a darse, todos pueden verla como mujer de Dios, un ejemplo. Pasamos a ser “ESPIRITUALES”.
Nuestra vida es un libro abierto, no necesitamos escondernos detrás de una imagen perfecta que no somos; muchas personas hoy en día pretenden mostrar una espiritualidad que no existe, a partir del momento en que la persona necesita mostrar o probar algo, ella ya está probando que no es.
Como dice nuestro Dios: “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios” Juan 3: 20-21
Si usted pensaba que ser espiritual era algo que nunca podría alcanzar, vea que usted está más cerca de lo que pensaba! Amiga Dios la escogió! Sea esa mujer espiritual, cuidadosa con su interior y sepa que ese cuidado se reflejara en su vida y actitudes; no se preocupe más en querer ser de un modo o de otro, Dios está con usted! Simplemente sea espiritual y usted ganará automáticamente a las personas y a su familia para Dios.

Total de visualizaciones de página