segunda-feira, 21 de outubro de 2013

Segundo entrenamiento: Intensión real en las redes sociales...

Cierta vez conocí a una joven obrera que tenía una página en Facebook y me horrorice, voy a explicar mejor…

Recibí una solicitud de amistad de una obrera, vi que una foto de su pasado había sido etiquetada por una joven y cuando vi mejor me di cuenta que era otra obrera, solo que el nombre de ella era diferente en el perfil de Facebook, ella tenía un apodo con el que era conocida en el mundo antes de conocer a Dios y de ser obrera, era un apodo de una expresión  vulgar.

Entre en su página y tenía fotos de su pasado en bikini, fotos que mostraban parte de sus senos, muy vulgares e incluso que dejaban ver su cuerpo a cualquier persona; esas fotos no muestran ni de lejos al Señor Jesús.

Ella a menudo ponía fotos mostrando su rostro y parte de su pecho, fotos con su torso descubierto, y yo me pregunto: Para qué? Para que una mujer exhibe su cuerpo en internet? Que es lo que realmente quiere pasar a los demás? Y que está buscando? La llame para hablar más pero ella apenas cambio el nombre y las fotos continuaron allí de la misma manera que antes.

Me di cuenta que el mundo estaba dentro de ella y por eso había esa necesidad de exponerse tanto, era para llamar la atención; pero a qué precio?

Usted necesita pensar:
Cuando la gente la ve… cual es la primera impresión que tienen? Sera que consiguen encontrar al Señor Jesús? Será que ven la luz de Dios en usted? Que pasa para las personas cuando coloca una foto en su perfil? Cuál es el propósito cuando pone una foto suya para que la gente vea?

Cuando somos de Dios no nos interesa llamar la atención hacia las partes de nuestro cuerpo, eso es lo que menos importa, pues no somos un pedazo de carne y si luz en el mundo.

Si usted quiere + de Dios, analizará sus fotos y verá si tiene fotos que son sensuales y que la exponen, las eliminara, después de todo usted ahora tiene luz para mostrar y no necesita usar las armas que el mundo usa para llamar la atención de las personas, ahora  ya no necesita más de eso! ahora quiere + de Dios y – del mundo.


Fabiane Cunha

Total de visualizaciones de página