terça-feira, 8 de outubro de 2013

Día 38 + de Dios – de mí: Corra hacia Dios

Cuando estoy pasando por lucha veo que mis voluntades quieren prevalecer, mi yo (corazón) quiere volver con sugerencias para mis pensamientos, yo simplemente dejo todo y me humillo.
Para mi esta es la forma más rápida que tengo para contar con la ayuda de Dios y no dar rienda suelta a los sentimientos cuando están gritando dentro de mi interior; cuando veo que estoy recibiendo muchos elogios también, ahí voy, pongo mi cabeza en el inodoro y me humillo para Dios, pues yo me conozco y sé que el corazón es capaz de trabajar en nuestras vidas y acabar con todo lo que Dios me ha dado que es + de Él. Y también sé que cuando esto sucede dentro de mí, es porque algo muy bendecido está por llegar y el diablo sabe e intenta todo para sacarme de mi enfoque… pero yo corro hacia mi Dios!
Cuando tenemos una experiencia con Dios, así como muchas están teniéndolas con el propósito + de Dios – de mí y en los 21 días; el diablo intenta con todas sus diabólicas monedas quitarle lo que usted conquisto con sacrificio. Y su mente quiere actuar, pero Dios tiene que ser más fuerte! Tiene que escapar de sus malos pensamientos y de todo lo que la lleva a perder lo que hemos ganado estos días. Quizá usted diga: Estoy haciendo el propósito pero estoy teniendo problemas, o lo estoy haciendo pero falle, estoy haciendo el propósito pero no he recibido el Espíritu Santo, estoy haciendo el propósito por hacerlo, y así su corazón ha intentado convencerla, muchas de estas frases ya las ha dicho y ahora se siente la peor de todos!
Hoy es el día de que corra hacia Dios! Recuperar todo lo que ha recibido en estos días! Claro si usted quiere…
Escriba en una hoja todo, absolutamente todo lo que la ha dejado llevarse por el corazón durante estos días de propósito, y que le ha permitido concentrarse solo en Dios. Prepare una camisa vieja y rásguela hasta que quede un trapo, bien fea, ella será su arpillera (costal, estopa); antes de dormir queme ese papel con todo lo que en él escribió y en seguida vaya a su baño, pase estas cenizas por su cara y vístase con la camisa, arrodíllese en la cisterna(vaso, tasa del baño) y derrame su alma delante de Dios. Cuéntele todo lo que está pasando, vomite toda la basura que está en su mente, malos pensamientos, como se está sintiendo, humíllese!
Después de que se humille y se “vacíe” de usted misma, levante su cabeza y sus manos y busque el Espíritu Santo, deje su pasado atrás y haga de esta última semana de propósito días únicos… eso va a cambiar su vida espiritual!

Espero sus comentarios mañana anunciando las buenas noticias…   

Total de visualizaciones de página