sábado, 14 de setembro de 2013

Día 15 + de Dios – de mí : Aproveche su momento

El año 1995, fue el año en que yo estuve más conectada con mi Dios. Ah, mí tiempo de soltera; estaba en pleno apogeo en mi comunión con Dios, era joven y solo tenía la responsabilidad de ir a la escuela y deseaba que llegara la hora para ir a la iglesia. Estaba todo el tiempo pensando en ideas para traer jóvenes a mi tribu, perdía la noción del tiempo cuando estaba en la iglesia, me quedaba del sábado para domingo en casa buscando el Espíritu Santo para prepararme para el domingo.

Incluso tuve mis guerras dentro de mí, porque en ese tiempo yo tenía inseguridades acerca de mi apariencia, no usaba ropas femeninas, estaba tan gordita jajaja que usaba camisas y jeans de mi padre y esto a menudo quería dominar mi mente, pero estaba tan envuelta en las cosas de Dios que luego las ataba y lo olvidaba.

Ese tiempo fue uno de los más agradables que he tenido, yo era todavía una adolescente pero estaba en mi primer amor, yo ni siquiera era obrera pero yo tenía un celo tan grande en mi vida con Dios, la prioridad era Dios, sólo Él. Y así, tuve la oportunidad de aprender cosas sencillas, pero que me hacían estar en sintonía con Dios y en la actualidad, son la base de mi relación con Dios.

Cuando somos solteras tenemos más tiempo y podemos dedicarnos más a las cosas de Dios... al casarse muchas cosas cambian! Usted no tendrá más tiempo para solo dedicarse a su vida con Dios, pero usted tendrá que aprender a tomar tiempo para su vida con Dios, tiempo para su esposo, tiempo para usted y para las almas... ve cómo cambio?
Cuando usted se casa necesita buscar la dirección de Dios y sacrificar algunas cosas, si no, acaba sin tiempo para nada y luego vienen los problemas.

Hoy, usted que es soltera va a apreciar su tiempo de soltera, ¿cómo? Dándoselo  todo a Dios, yendo más allá de lo que ha hecho, va a aprovechar la oportunidad de tener + de Dios...  va a hacer más por su relación, invertir en ella! Orar con mayor calidad, al llegar a la iglesia en primer lugar ira hasta el altar, arrodíllese en las escaleras y hable con Dios antes de hacer algo en la iglesia; ore antes de comer, dando gracias por su salud y por tener algo de comer, antes de dormir entregue su alma a Dios, al levantarse pida la dirección y fuerza para el día, consagrase, cuídese, ámese! Disfrute de cada momento y serán la base en el futuro.

Usted que está casada  sabe muy bien de lo que estoy hablando... al casarse tenemos que buscar el equilibrio , pues no hay como estar bien con su marido y no estar bien con Dios. Nuestro matrimonio es el reflejo de nuestra comunión con Dios, por lo que ahora es el tiempo para dedicarse a lo que usted puede hacer para lograr este equilibrio. Sé que no es fácil, pero no es imposible... usted se va a organizar! Una cosa que me bendice al trabajar en este equilibrio es levantarme temprano, y si puedo anticipar algo hoy de lo que voy a hacer mañana ya es una ayuda. Voy a dar algunos consejos, pero usted los aplicará de acuerdo con su vida y sus quehaceres.

Me levanto entre las 5 y las 5:30 de la mañana y lo primero que hago es leer la Biblia y hablar con Dios , cuando he terminado, adelanto el almuerzo y a la vez estoy escuchando el mensaje de Ob. Macedo; si por la mañana estoy en casa, voy a hacer todo lo que tengo que hacer pero hablando con Dios, o si yo estoy en la iglesia es diferente , tengo que prestarle atención a mi esposo y a la gente. Tengo la costumbre de cada vez que voy al baño a hacer mis necesidades  (es el momento más precioso que tengo jajaja), hablo con Dios allí. Me tomo un día a la semana para dormir hasta un poco más tarde, para descansar, y eso cuando se puede... al llegar la noche, mientras yo hago algo para que mi esposo coma, ya saco la carne o el pollo de la nevera para el otro día y le doy una limpiadita a algo ... al terminar lo que  estaba preparando para que mi esposo comiera, en mi opinión creo que ya ha llegado el momento de parar y dar atención a mi marido, listo! y así voy a tratar de equilibrar mi relación con Dios, con mi marido y las tareas domésticas. No puse el pie de la carta aquí porque daría un libro jajaja, pero quiero que se dé cuenta que mientras usted está haciendo algo, puede  estar en comunión con Dios, incluso en el momento de ir al baño jajaja, y también dar atención a su esposo, su hogar, sus responsabilidades y etc... Por supuesto un día es poco, pero una cosa aprendí, cada día tengo tres prioridades que no puedo dejar de hacer, las pongo ese día, si puedo hacer el resto amen, si no, lo hago el día siguiente .

Solteros y casados ​​aprovechen su momento!


Solteras, disfruten de todo su tiempo con Dios... y casadas, disfrute de su fuerza y busque ser una mujer de guerra y feliz, con el arte del equilibrio, usted puede! y para ser feliz en un matrimonio uno debe primero estar en armonía con Dios, porque es la que va a reflejarse en las actitudes hacia su esposo y sus responsabilidades.

Hoy... mirar y meditar en esta reunión.

Total de visualizaciones de página