segunda-feira, 23 de setembro de 2013

Día 24 + de Dios – de mí: ¿Cuál es su prioridad al final?

Prioridad es lo que realmente queremos, lo que es realmente importante para nosotras.

Muchas personas confunden el verdadero significado de lo que es verdaderamente importante, ya que están más preocupadas por agradar a los demás y no quedar mal ante los ojos de nadie y terminan haciendo cosas para llevarse bien con todo el mundo.

Hay personas que dicen que aman a sus padres, hijos, esposo (esposa) pero les dan poco valor y tiempo, dicen amar a Dios pero lo buscan de una manera muy común y mecánica.
¿Cuál ha sido su prioridad? ¿Cuál es el valor de las cosas que son importantes para usted?
Desde que me casé tuve que hacer esto porque yo trabajaba, tenía mi escala de obrera (martes, viernes y domingo) ayudaba a mi esposo en el Grupo de Jóvenes de la Región en esa época y en su ausencia debido a su trabajo me hacía cargo de las cosas y organizaba todo el trabajo del Grupo Joven, tuve que tener mucha sabiduría para no caer espiritualmente y fue el mejor momento de mi vida!

Yo había programado las horas de mi día, disfrutábamos de cada momento y a menudo corría para no salirme de mi tiempo; tenía 2 días a la semana para quedarme en casa;  después de trabajar, limpiaba, cocinaba y esperaba a mi esposo con la mesa preparada para la cena. Yo llegaba a casa del trabajo y me iba directo a mi habitación para orar y tener mi tiempo con Dios, luego lavaba la ropa mientras se preparaba la cena y limpiaba la casa, mi casa no era tan pequeña pero era fácil de limpiar,  estaba enfocada y podía hacer todo, siempre mantuve mi casa limpia y sin platos en el lavaplatos.

Los miércoles, mi esposo y yo buscábamos en la reunión principal y luego comprábamos una pizza y comíamos en casa... Viernes iba a la iglesia después del trabajo... Sábado iba con el grupo joven después del trabajo y estaba buscando en la primera reunión del domingo a las 7:00 am, después la evangelización... luego íbamos a visitar a nuestros padres, una semana era a los míos y la otra era su familia, llegaba a casa y descansábamos.

Servir a Dios es una cosa maravillosa, muchas veces tuve que decir NO cuando me pedían que hiciera algo, pero es mejor que un no sincero que un si forzado.


Haga una lista de sus prioridades. Recuerde: las personas  vienen antes que las cosas. Su comunión con Dios tiene que ser en primer lugar... después su familia... y en seguida la obra de Dios. Si logra poner todo en el orden y momento adecuado, todo va a fluir... si usted quiere tener éxito, usted tiene que tener prioridades!

Fabiane Cunha

Total de visualizaciones de página