terça-feira, 3 de setembro de 2013

Día 4 + de Dios - mi: Sea como niño!

¿Se acuerda de cuando era un niño?

La primera vez que decidió ir en bicicleta o en patines?

Bueno, yo lo recuerdo muy bien. Fue el momento en que más me caí y me levante. Lo más sorprendente es que al otro día yo estaba tratando de montar en bicicleta de nuevo; una vez  mi padre me mantuvo en la bicicleta, corrió y me empujó, fue muy bueno, pero luego caí feo y me lastime, ese día lloré mucho. Pero a pesar de caerme en varias ocasiones, no importaba, yo estaba dispuesta a aprender a andar en bicicleta.

Después de un tiempo aprendí y manejaba tan bien que iba a todas partes en bicicleta, subía por la acera, manejaba con una mano e hice muchas cosas, y sabe por qué? Porque cuando somos niños no nos damos por vencidos, si caemos nos levantamos, nos limpiamos  las lágrimas derramadas inmediatamente y volvemos a hacer lo que más deseamos.

Vea lo que el Señor Jesús dijo: " Te aseguro que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”. Mateo 18:03

¿Por qué el Señor Jesús quiere que seamos como niños? Es muy simple, porque el niño está dispuesto a aprender y no se rinde; vive cada día con intensidad, si se cae, no demora mucho y se levanta. Entiende ahora?

Estamos en una caminata con Dios, es normal que ocurran situaciones para que se rinda, no pare! No se detenga! Hay un pasaje que me da mucha fuerza y ​​muestra una gran determinación : " En cuanto a mí, no considero haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago, y es que, olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está por venir, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús ". Filipenses 3: 13-14

El apóstol Pablo sabía esto muy bien cuando lo escribió inspirado por el Espíritu Santo.
Usted tiene un objetivo, no se detenga, incluso si se cae, se lesiona, levántese! No permita que sus recuerdos la hagan sentir frustrada, ¡Adelante!

Cada mañana me despierto feliz, porque yo sé que la misericordia de mi Padre una vez más será derramada en mi vida y tengo una nueva oportunidad para hacer las cosas de manera diferente y mejor que ayer.

“Gracias al gran amor del Señores que no hemos sido consumidos, porque sus misericordiasson inagotables. Se renuevan cada mañana; grande es tu fidelidad!” Lamentaciones 3: 22-23.

A partir de hoy dará un paso diferente... ya no alimentará los pensamientos de fracaso y el desánimo, ni recuerdos negativos de los pecados y los errores del pasado, deje todo atrás, DEJELOS DE VERDAD! Después de todo, usted y yo tenemos un nuevo día para volver a escribir una nueva historia.


Fabiane Cunha

Total de visualizaciones de página