sábado, 21 de setembro de 2013

Día 22 + de Dios – de mí: ¿Cuál es su intención?

¿Sabe cuál es la característica de un hijo de Dios?

Quiero mostrarle algo que la impactara, y usted va a meditar conmigo.

“Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.  Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” Lucas 10:38-42

¿Por qué Martha estaba tan inquieta y preocupada? A quien estaba tratando de impresionar? Y  por qué María estaba sentada a los pies de Jesús, escuchando lo que él tenía que decir? que quería María al final? El Señor Jesús deja claro que María estaba haciendo lo correcto y de la manera correcta! Ya Marta, estaba tratando de ser reconocida de una forma totalmente equivocada.

¿Puede un hijo con mucho esfuerzo luchar para ser hijo de su padre? Siendo que es hijo de él? Claro que no pues naturalmente es su hijo.

Un padre siempre mira a un hijo con la misma mirada ... con ojos del Padre !

¿Cómo puede un padre está orgulloso de su hijo? Por el carácter y por la consideración que el hijo tiene para con él, pues hay muchos padres que se avergüenzan de sus hijos, aunque ellos hayan vencido y conquistado muchas cosas, pero tiene un mal carácter y no los honran.

Tuve un pequeño momento en mi vida que estaba tan concentrada en hacer, que ya no participa en la reunión del domingo por la mañana y me engañaba diciendo:  Dios sabe por qué yo no estoy dando los primeros frutos de mi semana en el altar! ¿Sabe lo que pasó? Al principio nada! pero después de un tiempo me di cuenta de lo que estaba haciendo, parecía que a nadie le importaba un comino, y que yo era vista como digna de nada, y lo peor no es eso!

Cuándo estaba desahogándome con Dios con lágrimas acerca del  porqué de todo esto, me vino a la cabeza aquel primer domingo que deje de buscar y salí en medio de la oración de búsqueda  para hacer las cosas de las que tenía que rendir cuentas,  y luego los otros domingos y mi tiempo a solas con Dios porque estaba muy cansada y tenía muchas cosas que hacer, mi vida estaba patas arriba! Me humillé y reconocí y después de un tiempo me fui levantando... pero tuve que recoger el fruto de mis acciones, pero ahora estaba consciente, y asumí mi posición como hija de Dios y Dios me honro y no es que haya recibido algo de los hombres NO!, pero recibí la plenitud de Dios en mi vida, aquel placer en las primeras obras  y no me preocupo más de lo que la gente piensa de mí, porque tengo paz con Dios y no es un pensamiento positivo, no, y si una vida entregada a Él!
Hoy va a revisar sus valores, poner prioridades en su vida con Dios y protegerse de todo lo que le pueda quitar el enfoque de su salvación y comunión con Dios, ¿cómo?

Piense antes de aceptar hacer algo ... En primer lugar, vea si eso no comprometerá su compromiso de buscar a Dios, de evangelizar , y nunca sacrifique su tiempo de meditación y la oración, por supuesto, si usted realmente desea tener + de Dios.

“Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar. Simón y sus compañeros salieron a buscarlo. Por fin lo encontraron y le dijeron: Todo el mundo te busca.” Marcos 1:35-37

Si el Señor Jesús puso primero a Dios ¿por qué nosotros tenemos que hacerlo de una manera diferente a Él? ¿Sera que usted tiene más cosas que hacer, que tenerlo? Pero sabe por qué Él hacia su parte?


Porque primero Él era hijo de Dios y después era su siervo!

Fabiane Cunha

Total de visualizaciones de página